Dulce compañía

Historia3_Porrismo_web

Por Carolina Cortés

“Mientras mi hija está en la peana, mi corazón está con ella” es el mensaje que está en la parte de atrás de la camiseta que Maryory Andrea Jaramillo y Ronald Calle llevan puesta. Desde la tribuna acompañan a su hija Manuela del equipo Alvernia Fly Cheer de porrismo, al que pertenece hace 3 años.

Manuela no necesita estar en su colegio o en un coliseo para entrenar, cada tiempo libre y espacio que tiene lo utiliza para probar posiciones de acrobacia que le hayan enseñado o reunir a sus amigos y formar su equipo de porrismo, les enseña y practican una secuencia completa.

Según sus padres es una niña muy dulce y cálida, se puede percibir en su forma hablar y de bailar. “Es la reina de la casa” dice Ronald, contando que fue una nieta muy anhelada y que en ambas familias es la primera niña que llega en mucho tiempo.

Por su parte, Maryory dice que fue muy feliz al enterarse que era una niña. En alguna época entrenó porrismo y deseaba que su hija también lo hiciera. Así, la primera vez que Manuela salió a escena fue increíble para sus padres, los sorprendió porque evolucionó muy rápido en los entrenamientos y mejoró en poco tiempo. Desde entonces creen que Manuela sale al escenario y se transforma, hace todo con mucha agilidad y con naturaleza arrebatándoles sonrisas en cada salida.

Noticias relacionadas