Rodando del Festival al Mundial


Por: Luisa Fernanda Alzate Sánchez

Corría el año 2013 cuando Allison Correa, de doce años para entonces, se destacó y participó en la primera edición del Festival Babypatinaje de la Corporación Deportiva Los Paisitas. Cinco años después, y tras un vasto recorrido a nivel local, departamental y nacional, Allison no solo participó sino que venció en el Mundial de Patinaje de Carreras en Holanda 2018 y actualmente ostenta el título de Campeona Mundial en la categoría Juvenil.

En la edición 2019, Allison llegó “para recordar sus inicios, volver al origen” y manifestó que “estando acá me dan ganas de salir a montar con ellos”, refiriéndose a los 295 patinadores que ve con nostalgia, y que al igual que ella, tuvieron la oportunidad de participar en un Festival “donde los sueños más grandes empiezan a ser realidad”.

A ellos, nuevos talentos patinadores, Allison en su joven voz de experta, les aconseja “esforzarse con disciplina y amor”.

Momento deportivo histórico para Maceo


Por: Tatiana Gómez Quiceno
Fotografía por: Andrés Henao

“El momento más especial e histórico para Maceo”, así califican los maceítas su participación en el Babypatinaje, que es el único deporte de esa localidad que ha estado en el Festival y es la segunda vez que compiten en el Guillermo León Botero. “Es muy bonita la forma en la que es la competencia, lo vivimos en unión hasta nosotros los entrenadores”, asegura Luis Guillermo Ríos, entrenador del club.

Para el Club de Patinaje Estrella Sobre Ruedas más que obtener un título es importante que los niños se diviertan y se lleven la satisfacción de hacer parte del Festival. Esta vez viajaron desde la región del Magdalena Medio Antioqueño cuatro representantes, Isabel Sofía Castañeda, con 10 años de edad, es una de las integrantes del Club, está en quinto de primaria y ha cambiado un canal de caricaturas para ver a quien ella llama su inspiración: Fabriana Arias. “Me la pasó viendo como patina, incluso empecé en este deporte desde que la vi a ella por la televisión”, expresa Isabel.

Otra de ellas es Valentina Díaz quien dice que “lo que más me ha gustado de estar acá es que he conseguido muchos amigos”. Mientras para María Fernanda Piza, otra de las competidoras es la experiencia lo que más resalta del Festival: “He aprendido a hacer las curvas y perfeccionarme más”, dice. La cuarta integrante, Estefanía Saldarriaga, vive su segundo Festival de Babypatinaje y está igual de emocionada que en el 2018: “Soy muy afortunada de estar acá de nuevo, estoy muy feliz, porque es una buena oportunidad”, manifiesta.

El próximo año esperan regresar al ruedo, y hacer que este momento deportivo que se ha convertido en algo histórico sume a parte de experiencias grandes triunfos.

Isabela le dice adiós al Festival


Por: Tatiana Gómez Quiceno

Después de cuatro años consecutivos Isabela Báez Arango del Club Orión se despide del Festival de Festivales. Inició con su participación a los 9 años de edad, y desde entonces los primeros días de enero fueron los más anhelados: “Siempre quise estar aquí compitiendo», expresa Isabela, quien logró su meta gracias a su constancia y disciplina.

El primer aprendizaje de esta pequeña al llegar a la competencia fue el valor del trabajo en equipo: «es lo más bonito de este Festival, acá no se ve la rivalidad, antes venimos hacer amigos», dice ella con una sonrisa. El próximo año cumplirá 13 años, razón por la que se despide con nostalgia pero con la recompensa de haber participado.

Isabela siente alegría por las cuatro oportunidades de aprender que ha tenido, de crecer como deportista y de dejar todo en el patinódromo: «Me llevo la satisfacción de competir, esto para mí fue un sueño hecho realidad y haber participado cuatro veces consecutivas eso sí que es felicidad», dice Isabela.

Para esta versión ha entrenado quizás más que en los últimos años, pues se ha propuesto demostrar todo lo que ha ganado con su perseverancia. “Tengo que hacerle más fuerte, demostrar de que estoy hecha y para que estoy acá», agrega ella. Su sueño es llegar tan lejos como Pedro Causil, patinador que admira, es por esto que se exige y entrega todo lo mejor de sí misma en cada competencia.

Patinar y enseñar combinan con ser papá


Por: Luisa Fernanda Alzate Sánchez
Fotografía por: Andrés Henao

Edwin Elías Pastrana Oliveros es uno de los 30 entrenadores que llegaron al Festival Babypatinaje 2019 para vivir las emociones propias de este certamen que reúne a grandes y a chicos.

Pero esta edición del Festival de la Corporación Los Pasitas tiene un toque más que especial para Elías, como es conocido en los alrededores del Patinódromo Guillermo León Botero, porque Sharol Andrea, su hija, llegó por primera vez a participar y a “rodar en este escenario que por 6 años consecutivos a mí me ha ensañado tanto”, comenta.

Para Sharol, luego de dos días de competencias, esta ha sido una experiencia que le ha permitido “compartir y competir, y, de cualquier forma, divertirse” y estar con su papá es ideal para “entender y corregir lo que aún no ha quedado claro”.

Para Elías, el sentimiento es compartido porque le recuerda sus principios como patinador y luego, por azar, como entrenador, pues según él “el que nace se hace y cumple su destino, y el mío era aprender a patinar para poder enseñarlo, y más luego combinarlo con mis tareas de papá”.

Un amor que traspasa las pantallas


Por: Luisa Fernanda Alzate Sánchez
Fotografía por: Andrés Henao

Cristian Zuleta Jaramillo, de 10 años, eligió el patinaje como su deporte favorito gracias a que su tía, dos años mayor que él “patinaba de tiempo atrás y mis papás me mostraron un video de ella con sus patines. Entonces, quise hacer lo mismo”.

Fue como sus padres le regalaron unos patines de recreación y “como la cosa iba en serio”, agrega, él mismo empezó a considerarlos como “muy feítos y muy malitos, y sentía que no podía avanzar”. Sin embargo, entrenó pacientemente con ellos y gracias a estos fue aprendiendo los saberes del patinaje.

El tiempo pasó y el entrenador del equipo de Anorí con quien Cristián se formaba, vio avances y “un día me grabó un video de una prueba y como que se lo mandó a un patinador muy grande, que se llama Diego algo…y ¡pum!”.

Otro día cualquiera, llegó un regalo para Cristian: eran unos patines profesionales acompañados con un video de respuesta en el que aparecía Diego Posada, patinador profesional, en el que le decía a Cristián que “tomara el regalo para que fuera grande y campeón”.

Gracias a esos patines, Cristian ha podido participar dos veces consecutivas en el Festival Babypatinaje, y en esta segunda ocasión como representante del Equipo Cochise Rodríguez, se siente “más experimentado y tranquilo” y también “muy agradecido con Diego que me hizo feliz, y confío en mí y en mi talento”.

Unos patines profesionales son su pedido para el Niño Jesús


Por: Tatiana Gómez Quiceno

Concentrado en el Patinodrómo está Alejandro Foronda, oriundo del municipio de Yolombó. A sus 10 años, tiene como su objetivo a largo plazo ser patinador profesional… y a corto tener unos patines profesionales. Está seguro que con ellos puede llegar al podio del Festival de Festivales, en esta que es la segunda vez que compite en los escenarios del Guillermo León Botero. “Yo sé que con unos patines profesionales para entrenar todo el año puedo ganarme una medalla”, asegura Alejandro.

Tan pronto llega su compañera Camila, Alejandro se apura para quitarse los zapatos y ponerse los patines de ella, quien muy amable se los presta para poder estar en competencia. El año pasado fue su profesor quien le consiguió unos patines de color rosado, sus compañeros le preguntaban el por qué usaba patines de mujer, y Alejandro muy feliz les decía que no se perdería de competir solo por no contar con patines de otro color. “Para mí lo más importante es competir, cuando estoy en la pista me siento el niño más feliz”, dice.

Su padre, Alex de Jesús, lo describe como un niño muy alegre, pero sobre todo muy fuerte: “Ver la sonrisa de mi hijo es lo que más me motivó a viajar para Medellín”, expresa. Para poder acompañar a su hijo vendió la motosierra con la que se dedica a trabajar en su municipio, porque para él lo más importante es apoyar a Alejandro en sus sueños.

Este pequeño patinador no quita su mirada del patinódromo y asegura que el Festival de Babypatinaje es una escuela y siempre viene dispuesto a aprender de sus compañeros. “Yo sé que el otro año volveré, cuando el Niño Jesús tenga plata le voy a pedir unos patines profesionales y ahí sí que me irá mejor”, dice Alejandro.

A “Lecho” se le cumplió el sueño


Por: Tatiana Gómez Quiceno
Fotografía por: Andrés Henao

Con unos patines recreativos de color rosado inició Leisy Johana Macea a practicar lo que considera como su mayor pasatiempo: el patinaje. Cursa sexto grado y también aprovecha su tiempo para estudiar artes y pintura. “Lecho”, seudónimo que utilizan sus amigos para llamarla, se considera una niña extrovertida y leal a quienes la rodean.

En el año 2017 fue obligada junto con su familia a desplazarse de Las Negritas, vereda en la que vivió gran parte de su infancia al casco urbano del Municipio El Bagre, y lo que para su entorno familiar fue un gran reto para Leisy se convirtió en un motivo de celebración. Ella siempre anhelo estar en un club de patinaje y en su vereda no había entrenador, sólo contaban con una placa deportiva en la que esta pequeña pasaba sus tardes patinando.

Sus amigos la describen como una gran amiga. “Leisy siempre que estoy triste me apoya, ella me hace sentir mejor”, dice Dayan Agresott. Le gustan las matemáticas, quiere ser una doctora, vive con sus abuelos paternos a quienes considera como sus padres, y aunque no están acompañándola por motivos personales, Leisy llegará a casa a compartirles su experiencia en el Festival de Festivales.

Entre patines y flores


Por: Luisa Fernanda Alzate Sánchez

En su tiempo libre Laura Sofía Marín Alzate, de 9 años y oriunda de la vereda Guapante Arriba del municipio de Guarne, ayuda a su madre a “encapuchar flores, arrancar papas y coger tomates”, actividad que disfruta y que hace que su vida en el campo sea “tranquila y rodeada de gente buena”, según comenta.

Pero en su tiempo de patinaje, Laura Sofía se pone sus patines y “no hay quien me los quite porque patinar era lo que más soñaba hacer” y desde hace dos años que es parte de un club, siente que los 40 minutos que le toman llegar al casco urbano de Guarne para entrenar, son motivadores y hasta “divertidos porque hablo con mi papá sobre lo que me pasa en el deporte”.

Así, inspirada y tierna como las flores, cuenta que quiere ser una patinadora profesional como Fabriana Arias, que es para ella “la mejor campeona y patinadora del mundo”. Además, sueña con tener una buena participación en el Festival Babypatinaje 2019 a donde llega por segunda ocasión, esta vez como parte del Equipo Cochise Rodríguez, y en donde encuentra el mejor de los espacios para “aprender jugando y vivir en la ciudad, igual de feliz como en el campo”

Los Paisitas, Colanta y Juego limpio, los más destacados del Baby Patinaje en el Festival de Festivales 2019


Con victoria para el equipo de Los Paisitas, escoltados por Colanta y Juego Limpio, terminó en el patinódromo Guillermo León Botero, de la Unidad Deportiva Atanasio Girardot, el Festival Baby Patinaje en el noveno Festival de Festivales Martín Emilio ‘Cochise’ Rodríguez, que organiza la Corporación Deportiva Los Paisitas.

En la categoría B de 11 y 12 años se destacaron María Salomé Acero de Colanta y Samuel Jaramillo de Cochise Rodríguez y en la A, 9 y 10 años, Juliana Villada Estrada de Los Paisitas y Samuel Naranjo de Gobernación de Antioquia. En su sexta edición, el Festival Baby Patinaje 2019 contó con la participación de 295 deportistas, 96 niños y 199 niñas, provenientes de 39 municipios y clubes de las nueve regiones de Antioquia, y de Cundinamarca.