Juan David ve más allá y le pone ganas a su alma

Fotografía: Donaldo Zuluaga

Por: Yuliana Suaza

 

En la corta vida de Juan David Tapia ha tenido que enfrentar sucesos no comunes en los niños. Mientras sus amigos piensan en correr y saltar, Juan se concentra en no perder la visión y destacarse en la danza y movimientos del porrismo. A sus seis años, posee un porcentaje de visión del 60% en el ojo izquierdo y del 30% en el derecho. A través de sus lentes, construye una realidad diferente a las demás.

Juan David padece de cataratas con estrabismo, enfermedad congénita que heredaron él y sus hermanos de su mamá. A causa de esto, no puede jugar ningún deporte de contacto para prevenir golpes en la cabeza y por ello, decidió apostarle a su esencia: elevar a los demás y hacerlos brillar: el pequeño cumple la función de base en el Club Fantastics del barrio Castilla. “Juanda capta todo, todo lo absorbe, su condición no lo limita, hace que se esfuerce el doble”, dice Stephania Ibarra, profesora que lo entrena desde los dos años.

Hace un año fue intervenido quirúrgicamente por primera vez y ahora debe usar anteojos de manera permanente. “Si me quito los lentes no veo nada” dice con gracia.

En el Baby Porrismo, Juan David fue el más pequeño en edad que compitió y el único de su género en la modalidad Cheer Mini. Allí, él y sus compañeras recibieron la presea de plata.

Los ojos expresan emociones, los ojos de Juan David tienen un toque especial: pasión por lo que hace y afán por sobresalir. Juan no observa menos que los demás, Juan ve más allá. Su esencia no es apreciar colores o detalles, lo de él es la habilidad de hacer de sus luceros el brillo de su equipo, entrenadores y familia.

Los padres de familia también gozaron el Baby Porrismo

Fotografía: Donaldo Zuluaga

Por: Yeison Velásquez Hernández

 

En el coliseo de combate Guillermo Gaviria, ubicado en la Unidad Deportiva Atanasio Girardot, se efectuó la séptima edición del Baby Porrismo, evento que hace parte del Festival de Festivales y que reunió a más de 400 deportistas de distintos lugares de Antioquia.

En dicho escenario se vivió una jornada de mucho talento y los jóvenes deportistas gozaron haciendo que más les gusta: divertir al público con sus coreografías llenas de ritmo, acrobacia y mucho color.

Los padres y madres de familia también disfrutaron este evento y, a pesar de no tener las mismas habilidades y capacidades físicas de sus hijos, se animaron a imitarlos, subieron a la tarima y al ritmo de salsa, merengue y hip hop, fueron parte del espectáculo.

“Nosotros queríamos demostrarles a nuestros hijos que admiramos mucho lo que hacen y que aprendemos diariamente de ellos, por eso quisimos darles la sorpresa y participar con una coreografía especial en este Festival de Festivales”, dijo Katerín Gallego, una de las madres que deleitaron a los asistentes con sus acrobacias.

Para que esta presentación fuera un éxito, este grupo de padres y madres se unieron al club Little Stars y una vez por semana se dedicaron a perfeccionar sus acrobacias. “Todos los domingos entrenamos muy juiciosos en el barrio La Milagrosa, estos encuentros mejoraron nuestros movimientos y ahora estamos enamorados de este deporte”, añadió Katerín.

Daniel Alejandro, versatilidad pura

Fotografía: Donaldo Zuluaga

Por: Yeison Velásquez Hernández

 

Baja el sonido de la música, aumenta la algarabía del público. Los asistentes hacen sonar sus tambores y trompetas como reconocimiento al equipo del Inder Medellín que acaba de presentarse en la séptima edición del Baby Porrismo.

Los protagonistas de dichas acrobacias son 16 chicas y un chico, quienes sonríen, abrazan a su entrenadora y retribuyen los aplausos de los asistentes. Saben que han hecho una coreografía casi perfecta.

El único chico de este numeroso grupo es Daniel Alejandro Oviedo Isaza, deportista de 13 años de edad, que hace algunos días mostraba sus acrobacias en el Baby Baloncesto, competición donde también representó al equipo medellinense.

“Daniel es un talento innato para el deporte, es un niño muy arriesgado, no le da miedo intentar nuevos movimientos, creo que algo de eso lo aprendió del baloncesto”, cuenta su entrenadora Sara Arboleda.

“Lo que más me gusta de estos dos deportes es el arte que puedo hacer con mis manos: en baloncesto me encanta driblar y en el porrismo siempre quiero hacer el salto mortal, eso entretiene al público”, dice el porrista que sueña con ser Selección Colombia en cualquiera de estas dos disciplinas deportivas.

Gran salto desde el Baby Porrismo a la Selección Colombia

Fotografía: Donaldo Zuluaga

Por: Linda Manuela García Vásquez

 

Ser porrista es el sueño rítmico de María Fernanda Sánchez. Bajo la música se inspira para dar cada salto y llegar a lo más alto haciendo piruetas, logrando así, ser selección Antioquia y Colombia en Porrismo.

La flyer (voladora) inició a los siete años en una institución educativa de la comuna cuatro de Medellín, Campo Valdés. Impulsada por su madre, que en su niñez fue porrista, comenzó este sueño en casa, por lo que ha sido y sigue siendo su gran apoyo e inspiración desde sus inicios. Por eso, la familia es un pilar fundamental para la atleta: “ellos siempre me han apoyado porque he hecho lo que quiero con mucho amor. El porrismo me ha dado muchos frutos y toda mi familia siempre ha estado ahí para apoyarme en cada viaje y campeonato, en momentos buenos y malos”, resaltó la porrista que hoy tiene 18 años de edad.

Hasta el 2018, el Festival Baby Porrismo fue su escuela. Ahora, llega con orgullo a las instalaciones del coliseo de combate Guillermo Gaviria Correa, realiza exhibiciones como representante de la selección nacional, portando con alegría y una sonrisa en su rostro el uniforme que dice “Colombia”.

Mientras pasea por el coliseo, cada niño se acerca a María Fernanda, subcampeona mundial y campeona panamericana de porrismo. Los pequeños deportistas se toman fotos con ella, su referente y ejemplo, que desde ya sueñan como una vez lo hizo Fernanda.

Actualmente, entrena cada noche en el Club Medellín All Star, donde busca mejorar su físico y habilidades en técnicas de flyer y base, para seguir forjando sueños personales e impulsar a quienes la admiran. Su pensamiento fiel, que la acompaña día a día es que «hay unos días que no hay motivación, pero siempre hay que ser disciplinado para alcanzar nuestras metas», dice María Fernanda, la porrista que irradia con su sonrisa en cada salto al escenario.

Dalgia, dos décadas posicionando el porrismo antioqueño

Fotografía: Donaldo Zuluaga

Por: Yuliana Suaza

 

Si dedicas más de veinte años a una actividad, existen dos posibilidades: lo haces por obligación o por pasión. A Dalgia Alzate aún le brillan los ojos cuando ve a sus niñas competir. 26 años dedicados al porrismo la hacen vanagloriarse de una vida llena de títulos y de su continuo protagonismo en el Baby Porrismo. La sabiduría de una mujer que le ha dedicado media vida a las acrobacias y la danza, volvió a brillar en el Festival de Festivales.

Dalgia es egresada de Educación Física del Alma Máter. Aquí fue parte del grupo de danza folclórica y al graduarse, ingresó al colegio Nuestra Señora de la Providencia, en donde encontró la máxima inspiración en su vida: entrenar a niños para que saltaran en coliseos y llegaran a la cúspide de sus capacidades. Desde aquel momento no ha dejado de instruir y acondicionar a todas las deportistas que tienen el privilegio de pasar por sus aulas y sus instrucciones.

Las discípulas de Dalgia fueron campeonas nacionales en la modalidad Youth, competencia que llevan dominando 4 años. Las chicas se acercan, buscan la aprobación de su maestra; ella corrige, felicita y, por último, guarda silencio. Cuando se le cuestiona por su mayor logro, sonríe y no guarda modestia: “Tuve 15 equipos en podium en el torneo del Inder en 2013, todos los grupos a los cuales instruí, lograron una medalla”.

En el mundo de los privilegiados, esta entrenadora decidió no tener hijos de sangre para dedicarle su tiempo a las niñas que giran, saltan y danzan al ritmo de Dalgia. Probablemente, muchos de ustedes no habían nacido cuando ella empezaba a enseñar porrismo, sin embargo, no es excusa para reconocer a una maestra que ha dedicado dos décadas a posicionar el deporte de los pompones en Antioquia.

 

“Le prometimos a mi abuela que seríamos campeonas”

Fotografía: Luis Benavides

Por: Santiago Mejía Álvarez

 

Las hermanas Barreto se consagraron campeonas con el Soacha Futsal en el Baby Futbol de Salón Comfenalco Antioquia, triunfo dedicado a su difunta abuela.

Sharit Barreto llevó durante toda la competición el número 2 en su espalda, dorsal que simboliza el amor que siente por su abuela. La deportista, de diez años de edad, convirtió dos goles en el Festival de Festivales, admitiendo que ambos fueron dedicados para su “mita”, agregando además de que llegará al fútbol profesional de la mano de ella.

Su hermana y compañera de equipo, Nicol, afirmó que “antes de salir de mi casa, le dije a mi padre que gracias por el esfuerzo que hizo por nosotras. En todo el viaje tuve presente a mi abuela, quien no está con nosotras hace tres años”. Por otra parte, cuenta que su primer familiar en enterarse del triunfo fue su abuela, ya que siempre estuvo a su lado.

Para estas hermanas haber salido campeonas en otra ciudad no tiene explicación, en sus ojos lagrimosos se denota la alegría que esta disciplina deportiva transmite en sus vidas. Cuando lleguen a Bogotá les contarán a sus seres queridos que le sacaron una sonrisa a su abuela desde el cielo.

El Hip Hop y Tomás: una relación de por vida

Fotografía: Donaldo Zuluaga Velilla

 

Por: Karina Arango Carbonó

 

El derroche de talento que hubo en el Festival de Babyporrismo fue total y al final de la jornada las manos de los presentes estaban rojas de tanto aplaudir. Algunos de esos aplausos se los robó el equipo Worban con su grupo de Hip Hop, especialmente Tomás Andrés Ortiz, quien demostró que el porrismo no es solo un asunto de niñas.

Lo urbano es lo de este chico, sin duda. Se robó todas las miradas y fue el conductor de la coreografía. ¡Qué estilo!, tan contagiable que algunos desde las gradas del coliseo de combate movían sus cuerpos a la par de este deportista del barrio San Cristóbal. “Comencé a bailar desde hace un año gracias a que mi prima un día me pidió que la acompañara a las clases de baile. Desde ese día me encantó y comencé en el grupo”, así narró Tomás sus comienzos en esta disciplina.

Destaca Andrés Gallego, entrenador del Club Worban, que Tomás es el único hombre de la categoría Youth y que su relación con las niñas del equipo es muy buena. “Todas lo quieren mucho, es muy amigable y muy respetuoso. Él siempre quiere avanzar y dar lo mejor de sí”. Así como lo demostró en el escenario, este joven tiene una intención evidente de auto superarse y de demostrar todo el talento que tiene.

Del mismo modo, el entrenador del club deportivo establecido hace 15 años en el corregimiento de San Cristóbal y que ocupó el segundo lugar en la categoría Hip Hop Youth Única, ratifica el orgullo que siente al contar con alguien como Tomás dada la mejoría que ha mostrado desde que ingresó y a su vez considera al Babyporrismo del Festival de Festivales como uno de los eventos más importantes del año para el cual se preparan de manera ardua.

Dem Team Crew nuevamente deja su sello en el Festival de Festivales

Fotografía: Donaldo Zuluaga Velilla

Por: Karina Arango Carbonó

Desde que salieron a tarima, los integrantes del club de porrismo Dem Team Crew descrestaron a todos los espectadores, quienes asombrados admiraron cada uno de los pasos de la coreografía que prepararon para las categorías Hip Hop Youth Única y Hip Hop Mini Única, donde se consagraron nuevamente campeones del Festival de Festivales.

“Este club de porrismo nació porque un día mi hija necesitaba una presentación para el preescolar, así que yo le preparé una coreografía con 10 niñas. El trabajo gustó tanto que me sugirieron que sacara un grupo de baile para el colegio”, narra su creador Carlos Andrés Londoño, quien inició en la Institución Educativa Diego Echavarría Misas, pero con el tiempo fue expandiéndose hasta tener un club reconocido a nivel nacional y municipal.

Dem Team Crew ha participado en el Babyporrismo desde su primera edición y siempre ha estado en el podio. “Anteriormente existían pocos torneos, ahora con este evento del Festival de Festivales ha crecido el espectro y se abrió la posibilidad de mostrar un mejor trabajo de forma más amplia y con muchos más clubes compitiendo”, añade el entrenador.

Con 3 categorías en competencia, Dem Tem Crew es un equipo que ha quedado satisfecho con la labor realizada, pues dos de ellas lograron obtener reconocimiento al primer lugar, distinciones que son muy disputadas en este certamen. Por eso, considera que “aquí lo difícil no es ser campeón, el verdadero reto es mantenerlo por dos años consecutivos teniendo en cuenta que el nivel en porrismo va en aumento y la competencia se hace cada vez más compleja”.

Por su parte, las chicas que hacen parte de este grupo se sienten orgullosas de hacer parte de él. Este es el caso de Vanesa Muñoz, una porrista de 12 años quien considera que “en Dem Team Crew siempre están dispuestos a enseñarnos y a corregirnos de la mejor manera. Acá soy muy feliz y el profesor siempre nos está indicando cómo hacer las cosas para no equivocarnos”. Vanesa, una niña muy extrovertida destacada en el Festival junto con sus demás compañeras, ahora portan con orgullo este galardón, el cual esperan ratificar en un próximo Babyporrismo.

Medellín Team Baby Lovers, el orgullo de la 13

Fotografía: Donaldo Zuluaga

Por: Karina Arango Carbonó

A pocos metros de la tarima de presentación de los equipos se encontraban Tatiana Hernández y Andrés Felipe Ortiz Osorio, con sudor en sus frentes alentando y dándole indicaciones a las niñas del equipo Medellín Team Baby Lovers, quienes ya estaban dando su espectáculo en el Festival de Babyporrismo

Mientras tanto, los espectadores no dejaban de mirar con ternura a una de sus integrantes, María José Mejía Vélez, la más pequeña que hasta el momento había ofrecido su espectáculo y por eso el nombre de este club era susurrado por muchos de los presentes, destacando la valentía de estas pequeñas que salían al escenario.

Ella llegó pisando muy fuerte, creída y segura de sí misma: “Tenemos en nuestro equipo niñas desde los 4 años porque queremos fortalecer nuestra categoría Mini”, aseguró el profesor Andrés luego de admirar la presentación de esta porrista que lleva solo un mes practicando este deporte.

Muchos suponían que para ser porrista se debe entrenar por muchos meses, pero este no fue el caso de María José, quien repetía a la par los pasos de sus compañeras. “A la niña le damos mucha motivación para que sobresalga en la coreografía. Ella es de las que ve un paso y lo imita, además de eso, le agrega lo de ella que es la expresividad”, aseguró su instructora Tatiana.

Este equipo fue conformado en la comuna 13 de Medellín y asevera su fundador Andrés Felipe que “a nuestra comuna la llevamos en el alma y la representamos con mucho honor. Queremos ser la primera corporación de porrismo en la ciudad, porque nuestra mentalidad como equipo es trabajar por la juventud los niños y sin ánimo de lucro”.

La felicidad más grande se la llevaron ellos cuando supieron que podrían participar en el Festival de Babyporrismo, pues cuenta Tatiana que “en Medellín no hay casi eventos así para los niños, entonces desde que inició la preparación hasta ahora hemos sentido una alegría enorme de tener esta oportunidad”.

Una estrella que brilla por sí sola

Fotografía: Donaldo Zuluaga

 

Por: Karina Arango Carbonó

 

Además de ser bella, Isabela Grisales Aldana, participante del Babyporrismo en el Festival de Festivales, también es una niña líder, constante, dedicada y disciplinada en este deporte que practica hace 3 años.

La “cheerleader” vecina del barrio Santa Mónica de Medellín es un gran ejemplo de vida y superación, ya que en el momento de su nacimiento sus padres supieron que no tendría una de sus extremidades y hoy es una de las estrellas de este club de la ciudad. “Eso no me afecta en nada porque soy muy tesa y mire donde ya llegué”, asegura Isabela muy segura de sí misma.

Cuenta la porrista del equipo Medellín All Star Onyx que es experta en realizar el “molino”, uno de los elementos de la gimnasia, y a su vez constata que “lo que más me gusta de este deporte es que puedo lucir como yo quiera”.

Desde que Isabela sale al escenario se aprecia como una porrista segura, que conoce de su deporte y está convencida de sus capacidades. Ella, además, se describe como una persona espontánea, muy alegre y su especialidad es hacer amigos. “La niña es el centro de atención en la casa y donde quiera que va. Siempre se ha destacado por ser muy talentosa y nunca le hemos dicho que no puede serlo por tener una discapacidad o una condición especial”, sostiene su madre Silvia Aldana, agregando que el interés por la gimnasia está presente desde que era muy niña.

Esta joven de 12 años, estudiante de séptimo grado del colegio Nuestra Madre de Mercedes, también amante del canto y el arte, ya tiene claro qué quiere ser en la vida y porque le encanta ayudar a las personas: desea ser abogada cuando crezca.