El Hip Hop y Tomás: una relación de por vida

Fotografía: Donaldo Zuluaga Velilla

 

Por: Karina Arango Carbonó

 

El derroche de talento que hubo en el Festival de Babyporrismo fue total y al final de la jornada las manos de los presentes estaban rojas de tanto aplaudir. Algunos de esos aplausos se los robó el equipo Worban con su grupo de Hip Hop, especialmente Tomás Andrés Ortiz, quien demostró que el porrismo no es solo un asunto de niñas.

Lo urbano es lo de este chico, sin duda. Se robó todas las miradas y fue el conductor de la coreografía. ¡Qué estilo!, tan contagiable que algunos desde las gradas del coliseo de combate movían sus cuerpos a la par de este deportista del barrio San Cristóbal. “Comencé a bailar desde hace un año gracias a que mi prima un día me pidió que la acompañara a las clases de baile. Desde ese día me encantó y comencé en el grupo”, así narró Tomás sus comienzos en esta disciplina.

Destaca Andrés Gallego, entrenador del Club Worban, que Tomás es el único hombre de la categoría Youth y que su relación con las niñas del equipo es muy buena. “Todas lo quieren mucho, es muy amigable y muy respetuoso. Él siempre quiere avanzar y dar lo mejor de sí”. Así como lo demostró en el escenario, este joven tiene una intención evidente de auto superarse y de demostrar todo el talento que tiene.

Del mismo modo, el entrenador del club deportivo establecido hace 15 años en el corregimiento de San Cristóbal y que ocupó el segundo lugar en la categoría Hip Hop Youth Única, ratifica el orgullo que siente al contar con alguien como Tomás dada la mejoría que ha mostrado desde que ingresó y a su vez considera al Babyporrismo del Festival de Festivales como uno de los eventos más importantes del año para el cual se preparan de manera ardua.

Dem Team Crew nuevamente deja su sello en el Festival de Festivales

Fotografía: Donaldo Zuluaga Velilla

Por: Karina Arango Carbonó

Desde que salieron a tarima, los integrantes del club de porrismo Dem Team Crew descrestaron a todos los espectadores, quienes asombrados admiraron cada uno de los pasos de la coreografía que prepararon para las categorías Hip Hop Youth Única y Hip Hop Mini Única, donde se consagraron nuevamente campeones del Festival de Festivales.

“Este club de porrismo nació porque un día mi hija necesitaba una presentación para el preescolar, así que yo le preparé una coreografía con 10 niñas. El trabajo gustó tanto que me sugirieron que sacara un grupo de baile para el colegio”, narra su creador Carlos Andrés Londoño, quien inició en la Institución Educativa Diego Echavarría Misas, pero con el tiempo fue expandiéndose hasta tener un club reconocido a nivel nacional y municipal.

Dem Team Crew ha participado en el Babyporrismo desde su primera edición y siempre ha estado en el podio. “Anteriormente existían pocos torneos, ahora con este evento del Festival de Festivales ha crecido el espectro y se abrió la posibilidad de mostrar un mejor trabajo de forma más amplia y con muchos más clubes compitiendo”, añade el entrenador.

Con 3 categorías en competencia, Dem Tem Crew es un equipo que ha quedado satisfecho con la labor realizada, pues dos de ellas lograron obtener reconocimiento al primer lugar, distinciones que son muy disputadas en este certamen. Por eso, considera que “aquí lo difícil no es ser campeón, el verdadero reto es mantenerlo por dos años consecutivos teniendo en cuenta que el nivel en porrismo va en aumento y la competencia se hace cada vez más compleja”.

Por su parte, las chicas que hacen parte de este grupo se sienten orgullosas de hacer parte de él. Este es el caso de Vanesa Muñoz, una porrista de 12 años quien considera que “en Dem Team Crew siempre están dispuestos a enseñarnos y a corregirnos de la mejor manera. Acá soy muy feliz y el profesor siempre nos está indicando cómo hacer las cosas para no equivocarnos”. Vanesa, una niña muy extrovertida destacada en el Festival junto con sus demás compañeras, ahora portan con orgullo este galardón, el cual esperan ratificar en un próximo Babyporrismo.

Medellín Team Baby Lovers, el orgullo de la 13

Fotografía: Donaldo Zuluaga

Por: Karina Arango Carbonó

A pocos metros de la tarima de presentación de los equipos se encontraban Tatiana Hernández y Andrés Felipe Ortiz Osorio, con sudor en sus frentes alentando y dándole indicaciones a las niñas del equipo Medellín Team Baby Lovers, quienes ya estaban dando su espectáculo en el Festival de Babyporrismo

Mientras tanto, los espectadores no dejaban de mirar con ternura a una de sus integrantes, María José Mejía Vélez, la más pequeña que hasta el momento había ofrecido su espectáculo y por eso el nombre de este club era susurrado por muchos de los presentes, destacando la valentía de estas pequeñas que salían al escenario.

Ella llegó pisando muy fuerte, creída y segura de sí misma: “Tenemos en nuestro equipo niñas desde los 4 años porque queremos fortalecer nuestra categoría Mini”, aseguró el profesor Andrés luego de admirar la presentación de esta porrista que lleva solo un mes practicando este deporte.

Muchos suponían que para ser porrista se debe entrenar por muchos meses, pero este no fue el caso de María José, quien repetía a la par los pasos de sus compañeras. “A la niña le damos mucha motivación para que sobresalga en la coreografía. Ella es de las que ve un paso y lo imita, además de eso, le agrega lo de ella que es la expresividad”, aseguró su instructora Tatiana.

Este equipo fue conformado en la comuna 13 de Medellín y asevera su fundador Andrés Felipe que “a nuestra comuna la llevamos en el alma y la representamos con mucho honor. Queremos ser la primera corporación de porrismo en la ciudad, porque nuestra mentalidad como equipo es trabajar por la juventud los niños y sin ánimo de lucro”.

La felicidad más grande se la llevaron ellos cuando supieron que podrían participar en el Festival de Babyporrismo, pues cuenta Tatiana que “en Medellín no hay casi eventos así para los niños, entonces desde que inició la preparación hasta ahora hemos sentido una alegría enorme de tener esta oportunidad”.

Una estrella que brilla por sí sola

Fotografía: Donaldo Zuluaga

 

Por: Karina Arango Carbonó

 

Además de ser bella, Isabela Grisales Aldana, participante del Babyporrismo en el Festival de Festivales, también es una niña líder, constante, dedicada y disciplinada en este deporte que practica hace 3 años.

La “cheerleader” vecina del barrio Santa Mónica de Medellín es un gran ejemplo de vida y superación, ya que en el momento de su nacimiento sus padres supieron que no tendría una de sus extremidades y hoy es una de las estrellas de este club de la ciudad. “Eso no me afecta en nada porque soy muy tesa y mire donde ya llegué”, asegura Isabela muy segura de sí misma.

Cuenta la porrista del equipo Medellín All Star Onyx que es experta en realizar el “molino”, uno de los elementos de la gimnasia, y a su vez constata que “lo que más me gusta de este deporte es que puedo lucir como yo quiera”.

Desde que Isabela sale al escenario se aprecia como una porrista segura, que conoce de su deporte y está convencida de sus capacidades. Ella, además, se describe como una persona espontánea, muy alegre y su especialidad es hacer amigos. “La niña es el centro de atención en la casa y donde quiera que va. Siempre se ha destacado por ser muy talentosa y nunca le hemos dicho que no puede serlo por tener una discapacidad o una condición especial”, sostiene su madre Silvia Aldana, agregando que el interés por la gimnasia está presente desde que era muy niña.

Esta joven de 12 años, estudiante de séptimo grado del colegio Nuestra Madre de Mercedes, también amante del canto y el arte, ya tiene claro qué quiere ser en la vida y porque le encanta ayudar a las personas: desea ser abogada cuando crezca.

Aprendiendo a ser parte de un todo


Por: Jessica Cano Rojas
Fotografía por: Andrés Henao

Pompones rojos llenan el escenario, sonrisas en los rostros de las bailarinas, mirellas en los ojos, labios pintados, y la música sonando… que comience la presentación para Amitié. “Se siente mucha adrenalina en el momento de salir, ya no estamos ensayando en el salón, es el momento de la presentación”, dice Sofía Escobar Fajardo, una niña de trece años que deja todo en el escenario.

“Como uno no está acostumbrado a bailar con cosas en la mano, al principio es muy difícil acostumbrarse a los pompones, pero con el tiempo uno va cogiendo agilidad”, afirma esta bailarina que lleva cuatro años practicando con el equipo.

Porrismo, en sus diferentes divisiones, es un deporte que requiere dedicación, disciplina y constancia. En Pomps por ejemplo, hay que trabajar arduamente en la flexibilidad porque combina elementos del ballet y jazz dance. Según Sofia, lo que lo hace diferente de las otras divisiones es que, en vez de acrobacias, la fuerza está en el baile.

El trabajo en equipo ha sido fundamental para Sofía. Antes de practicar porrismo hacía patinaje artístico, un deporte individual: “Yo estaba acostumbrada a competir sola, acoplarme al equipo fue muy difícil, pero aprendí a trabajar con ellas”. Y es así, dejó de salir a brillar sola para disfrutar en el escenario con sus compañeras con las que ensaya dos veces a la semana, dos horas en cada encuentro.

“Este deporte es algo de mucha perseverancia, hay que tener confianza en todas ellas” dice esta pequeña, quien junto con su grupo viajará en el mes de marzo a competir a Orlado, Estados Unidos, y ella sabe que la unión es clave fundamental para seguir logrando triunfos con su equipo, donde aprendió a valorar cada instante y del que siente parte.

“Amor de Verdade”


Por: Luisa Fernanda Alzate Sánchez
Fotografía por: Andrés Henao

“Me perdí en unos saltos porque estaba muy nerviosa”, fue la respuesta de Susana Rodríguez al término de la presentación con su equipo Heart All Star, del cual es su capitana y pieza más experimentada. “Sin embargo lo resolvimos en equipo, que es lo más importante”, agregó.

Y es que “Equipo y Familia” son palabras clave para entender el porrismo, según Susana, que con 11 años de edad y dos como porrista, ha hecho de este deporte su mejor escuela para compartir y aprender, entre otras cosas, lenguajes como el portugués que practica en los entrenamientos e incluye como música de sus rutinas.

Así, al ritmo de “amor de verdade”, que es una de sus canciones favoritas para bailar y cantar “entreno y me preparo para ser una porrista profesional y no dejar nunca que el porrismo y el canto dejen de ser mis grandes amores”.

Juan vibra al ritmo del hip hop


Por: Tatiana Gómez Quiceno
Fotografía por: Andrés Henao

Entre el colegio y el baile se la pasa Juan Ceballos Velas. Son cuatro días a la semana que entrena, tiempo en que su energía y motivación se activan para dar lo mejor de sí. El hip hop se ha convertido para este danzante en su pasión, razón por la que se ha trazado como meta llegar a escenarios internacionales en compañía del grupo que algún día orientará.

Comenzó a darle ritmo a su vida debido al sedentarismo que llevaba, veía pasar sus días en un sofá y en una cama acostado revisando las redes sociales, hasta llegar al punto de aumentar de peso. Aburrido y preocupado por su estado salió en busca de lo que algún día había imaginado en su cabeza: bailar. Así llegó a la academia Extreme Freedom Crew. “Gracias a Dios encontré lo que quería, ahora mis días son más activos”, asegura Juan.

Este joven quien con orgullo asegura que bailar “es su mejor estilo de vida”, lleva tres años entrenando con optimismo y gran dedicación, además manifiesta que con esta disciplina obtiene lo que considera como un logro: la libre expresión, es por eso que en cada pisada intencionada se expone tal y como es. “Aquí le enseñamos a las personas a demostrar lo que son, a decir lo que piensan sin miedo”, menciona el joven. Demuestra seguridad, entusiasmo, pero son sus ojos brillantes los que delatan el amor que siente al hablar de hip hop.

Juan tiene 15 años y a pesar de que es algo temprano para saber si estará en los escenarios en un futuro, su actitud y empeño han logrado que sobresalga como un buen bailarín, capaz de imaginar un mañana prometedor.

De la 13 de Medellín para el mundo


Por: Luisa Fernanda Alzate Sánchez
Fotografía por: Andrés Henao

A todo pulmón y en las afueras del Coliseo de Combate, se encontraba Felipe animando a sus porristas del equipo Candys Shers y diciéndoles: “ustedes niñas van a entrar y van a brillar, desde ya créanse que son las mejores”. Esto, como antesala a la presentación que estaban próximas a hacer en el marco del Festival Baby Porrismo.

El entrenador, atleta consagrado y retirado por motivo de una lesión, cuenta que el equipo es “un talento de la Comuna 13 de Medellín para el mundo”, porque al hablar del proceso que ha tenido junto a sus chicas exalta la fortaleza con la que han superado por “temas como los económicos y los sociales, los mismos que son motivo de tantas noticias que se leen de la comuna” y que han dejado como resultado algunas distinciones en competencias de orden departamental y nacional, dice.

Isabela Córdoba, de 12 años, es la capitana y con abundantes lágrimas en sus ojos decía en ese momento que no podía participar, porque “estaba aporreada y no tenía la rodillera que necesitaba para poder bailar”, pero con el ánimo del entrenador y el abrazo de sus compañeras, las mismas que dijo son su “familia y mi razón para liderar”, entró con su equipo al registro, luego al escenario y al ritmo de la música y las indicaciones lejanas del entrenador, las Candy Shers brillaron y se llevaron para su historial una medalla de participación.