Un equipo inclusivo

Fotografía: Sara Isabel Chacón Arroyave

Por: Sara Isabel Chacón Arroyave

 

Erika Yulieth López Taborda entrena con el club Esparta cada ocho días y conoció su gusto por el tenis de mesa hace seis meses cuando vio entrenando a su hermano mayor.

Esta pequeña de 11 años, quien ama los deportes y le gusta correr, nació con una dificultad auditiva que no ha sido un impedimento para entrenar con sus compañeros, pues gracias a un proceso de inclusión social que ha hecho el club, crearon un programa donde les dan clases de lenguaje de señas a sus pequeños con el fin de que Erika se sienta importante así no los escuche: “Para ella es un crecimiento, es verla hacer lo que niños y niñas oyentes pueden hacer” afirma Johana Taborda, madre de la niña.

Ella se ha destacado en el Babytenis de mesa por su buen juego y excelente compañerismo. Cuando termina la ronda de partidos les enseña a sus contrincantes como despedirse en lenguaje de señas, en esta que es su primera incursión en el Festival.

Comparte el mismo gusto del tenis de mesa con su hermano quien también es sordo, entrenan y juegan juntos. Erika quiere destacarse en el deporte antioqueño, demostrando que a pesar de su discapacidad tiene habilidades en el juego por su compañerismo y sus técnicas en el tenis de mesa.

Entre ruedas y raquetas

Foto: Donaldo Zuluaga

Por: Sara Isabel Chacón Arroyave

 

María Ligia Zapata comenzó en el tenis de mesa cuando era deportista, siendo una de las promesas del deporte en Antioquia, hasta que su profesor Camilo García necesitaba unas jueces para un torneo nacional en Itagüí y la asignó junto con una compañera, dando un cambio en ella e iniciando su camino por el referato.

Le dio poliomielitis a los 5 meses de nacida y creció con su enfermedad, haciendo su vida como una persona normal. Fue una excelente deportista y su discapacidad no ha sido un impedimento para ser juez en tenis de mesa, donde lleva trabajando más de 10 años. Sus compañeros siempre están pendientes de su bienestar “sobre todo cuando viajamos a pueblos, me ayudan con la silla”, dice. Ellos la molestan diciéndole “Ligia, deje de estorbar”, pero saben que es fundamental en el tenis de mesa, destacándose por su excelente trabajo como juez en juegos municipales, departamentales y nacionales.

Recuerda su primera experiencia en el tenis de mesa, cuando fue referee en una final de Juegos Nacionales en Itagüí: “tenía muchos nervios y ansiedad, pero siempre admiré los jueces y hoy me siento orgullosa de ser parte de ellos”. Cuenta que todo ha sido una experiencia linda, sobre todo participar en el Festival de Festivales, pues trabajar con niños ha sido un proceso de aceptación personal.

Ligia ha perdido un poco la vista, pero nunca sus ganas de trabajar ni de servir a los pequeños, quienes la consideran “un ejemplo de vida” pues a pesar de estar en silla de ruedas, siempre irradia felicidad a quienes la rodean.

¡Emprendimiento en el Babytenis de mesa!

Fotografía: Donaldo Zuluaga

 

Por: Sara Isabel Chacón Arroyave

 

 

Por los corredores del coliseo menor Rodrigo Pérez Castro pasa Emanuel Otálvaro vendiendo dulces a los espectadores junto a su amigo fiel, Juan Alberto Garzón, a quien sus compañeros le dicen “Titi” porque se parece a un muñeco.

Gomitas o chicles son productos que venden por $100 y $200 con el fin de costearse sus implementos deportivos, ayudar a su equipo Rionegro en los viajes y ahorrar para los gastos de los Nacionales donde participa Emanuel.

La idea de negocio surgió gracias a Federico, hermano mayor de Emanuel, quien también vendía dulces para cubrir sus necesidades deportivas. “Un día le dije a mi mamá que quería vender dulces como mi hermanito, ella me los compró y empezamos a vender en nuestros entrenamientos y en partidos en los que participábamos”, mencionó Emanuel.

Por las ganancias no se preocupan: “él me da lo que quiera, si es mucho o poquito no importa” comenta Juan Alberto, quien siempre está dispuesto a recorrer los pasillos del coliseo menor ayudando a vender dulces con su mejor amigo, con quien entrena hace 3 años.

Rionegro busca el hexacampeonato

Fotografía: Donaldo Zuluaga

Por: Jose Daniel Acevedo Yepes

 

Comenzó el Babytenis de mesa y es imposible no hablar de los máximos ganadores de esta disciplina: 5 lideratos generales los respaldan y este año vienen con las intenciones de lograr el sexto título y un récord en particular con una jugadora que piensa en hacer historia.

Este año se juega la décima edición de esta disciplina en el Festival de Festivales y el equipo de Rionegro ha logrado campeonar en 5 oportunidades. Envigado, actual campeón, ha logrado 2 títulos generales, Itagüí 1 y Medellín 1.

“Hemos entrenado muy duro para lograr el sexto título, la idea es hacer historia como equipo y con Ximena Sánchez en especial”, aseguró Juan Jiménez, entrenador de esta selección del oriente de Antioquia. Ximena es la mejor carta del equipo. En el 2017, en la categoría Sub11, logró ganar todas las medallas doradas posibles: Dobles, dobles mixtos, individual y por equipos. Este año, se ve enfocada para lograr la hazaña en la categoría Sub13, y su entrenador piensa que tiene todas las posibilidades y sería la única jugadora en lograr este hito.

Angélica se divierte y se supera a sí misma


Por: Juliana Sosa Góngora
Fotografía por: Andrés Henao

La timidez de Angélica García desapareció cada vez que agarró su raqueta para representar al Inder Medellín en el Festival de Baby Tenis de Mesa. La pequeña, que llamó la atención por su ternura y talento, logró tres preseas, entre esas la medalla de oro en Individual Femenino Sub 11… ¡Y eso que solo tiene 9 años!

Cuando ganó el punto que le dio el título, una persona lloró de emoción en la tribuna del Coliseo Rodrigo Pérez Castro: su papá. “A ella no le gustaba mucho este deporte y lo empezó a practicar por pasar más tiempo conmigo”, admitió Saulo García, quien además es entrenador de dicha disciplina.

La alumna de cuarto grado en la Institución Educativa Juan Cancio Restrepo disputó el duelo definitivo arropada por el cariño y apoyo de Saulo, al que abrazó y le agradeció por las enseñanzas: “Él me dice que me divierta y que siempre me supere a mí misma”, contó la amante de las matemáticas.

En el tiempo libre, Angélica disfruta de leer la Biblia y jugar con sus mejores amigas Sarita y Susana. ‘Chucha escondidijo’ y ‘chucha cogida’ son dos de sus actividades favoritas y Saulo se alegra de acompañarla: “Ella es muy juiciosa, no falta a los entrenamientos y es muy buena estudiante, hija y hermana”, aseguró el orgulloso padre.

Los amigos que deja el deporte


Por: Manuela Gallego Berrío
Fotografía por: Andrés Henao

Laura Sofía Ramírez Franco tiene 8 años y desde los 5 entendió que, entre risas, aplausos, gritos con porras como “sí se puede”, “sube” y “vamos, no puede influenciar en su concentración a la hora de competir. Laura practica tenis de mesa en el municipio de Rionegro y viene al Festival a representar al equipo de la Institución Educativa Eduardo Uribe Botero.

Para competir en este deporte se debe tener en cuenta la destreza mental como lo dice Laura Sofía: “el profesor siempre nos pide estar atentos en el juego, la pelota y el contrincante, también nunca darnos por vencidos”. Este juego olímpico se caracteriza por ser estratégico y rápido, para no darle oportunidad al rival de atacar.

Para ella no todo es competencia, porque estos espacios le permite conocer nuevos amigos como le ocurrió el año pasado en el mes de marzo en un torneo: “conocí una niña y nos volvimos las mejores amiguitas pues compartimos los mismos gustos como el tenis de mesa, la comida y los juegos de muñecas… también tenemos en común el segundo nombre, Sofía”, dice.

En la mesa de ping pong las separa la malla, en la cotidianidad las une la amistad.

Inder Envigado y Rionegro dominaron el Baby Tenis de Mesa que terminó este martes en el Festival de Festivales


En el Coliseo Menor Rodrigo Pérez Castro y con una destacada actuación de las delegaciones de Inder Envigado y Rionegro, al igual que el Club Esparta y Sonsón, terminó el noveno Baby Tenis de Mesa del Festival de Festivales Martín Emilio ‘Cochise’ Rodríguez 2019, que organiza la Corporación Deportiva Los Paisitas y se desarrolla en diferentes escenarios de la Unidad Deportiva Atanasio Girardot, en la ciudad de Medellín.

‘El Demonio’ se apareció en el Coliseo menor Rodrigo Pérez Castro de la Unidad Deportiva Atanasio Girardot y cerró, en un emocionante juego, los cinco días de competencias del Baby Tenis de Mesa. Emmanuel Otálvaro, de Rionegro, conocido como ‘el Demonio’, enardeció los ánimos de los asistentes al derrotar en la final de la categoría expertos a Emanuel Yépez, del Club Esparta, en un duelo cerrado y que se alargó a cinco sets. Dicha categoría se implementó en esta, la novena edición del torneo, para que los menores de hasta 13 años de nivel avanzado y con participaciones en certámenes nacionales e internacionales compitieran en el Festival. Inder Envigado se coronó campeón general del evento con 13 medallas (9 de oro, 3 de plata y 1 de bronce), seguida de Rionegro (5 de oro, 4 de plata y 2 de bronce), Club Esparta (3 de oro, 5 de plata y 2 de bronce) y Sonsón (3 de oro, 1 de plata y 4 de bronce).
Los demás ganadores fueron:

Dobles sencillos femeninos sub 11: 1. Isabella Henao y Ana María Gómez (Rionegro). 2. Sara Idárraga y Dayana Escobar (El Carmen de Viboral). 3. Laura Bedoya y María Camila Rodríguez (Sabaneta); Angélica García y Camila Londoño (Inder Medellín).

Dobles sencillos masculinos sub 11: 1. Miguel Monroy y Jerónimo Valencia (Inder Envigado). 2. Yeison Ocampo y Juan Manuel Pineros (Sonsón). 3. Camilo Betancur y Santiago Escobar (El Carmen de Viboral); Tomás Buriticá y Federico Olaya (Cundinamarca).

Dobles femeninos sub 13: 1. Ximena Sánchez y Valeria Marín (Rionegro). 2. Isabela Maya y Ana Sofía Montoya (Inder Envigado). 3. María José Marín y Juana Montaño (Inder Medellín); Ana Sofía Hoyos y Luisa Giraldo (El Carmen de Viboral).

Dobles masculinos sub 13: 1. Nicolás Arango y David Millán (Inder Envigado). 2. Juan Esteban Botero y Emmanuel Calle (El Retiro). 3. Víctor Henao y Brahian Velasco (Sonsón); Alejandro Serna y Nicolás Villegas (El Retiro).

Dobles mixtos sub 11: 1. Yeison Ocampo y Liliana Gómez (Sonsón). 2. Matías Villegas y Angélica García (Inder Medellín). 3. Tomás Gallego y Aurora Monsalve (Guarne); Tomás Buriticá y María Camila Farfán (Cundinamarca).

Dobles mixtos sub 13: David Millán e Isabela Maya (Inder Envigado). 2. Santiago Echeverri y Juana Montaño (Inder Medellín). 3. Santiago Osorio y Angélica Roa (Inder Medellín); Juan Pablo Flórez y Ximena Sánchez (Rionegro).

Individual femenino sub 11: 1. Angélica García (Inder Medellín). 2. Ana María Gómez (Rionegro). 3. Liliana Gómez Castañeda (Sonsón); Camila Londoño (Inder Medellín).

Individual masculino sub 11: Yeison Ocampo (Sonsón). 2. Miguel Ángel Monroy (Inder Envigado). 3. Miller Cardona (Sonsón); Juan Correa (Caldas).

Individual femenino sub 13: 1. Isabella Maya (Inder Envigado). 2. Ximena Sánchez (Rionegro) 3. Nicoll López (Cundinamarca) 4. María José Ángel (Cundinamarca).

Individual masculino sub 11: 1. David Millán (Inder Envigado). 2. Alejandro Castañeda (El Carmen de Viboral). 3. Javier Angulo (Club Esparta); Samuel Molina (Caldas).

Medallería general: 1. Inder Envigado (13 medallas). 2. Rionegro (11 medallas). 3. Club Esparta (10 medallas); Sonsón (8 medallas).

Ximena es mucha finura


Por: Rodrigo Pérez Ríos

Le gusta tener muchas raquetas. De hecho, su hermano Julián, además de darle consejos por doquier, hasta se las regala. Así transcurre la vida de Ximena Sánchez Arias, en medio de las mesas y las medallas. Esta tenismesista ríonegrera de 11 años ya se colgó dos preseas doradas en este Festival de Festivales, sumada a las cuatro de la anterior edición.

Comenzó en el deporte de la raqueta pequeña por curiosidad. Desde entonces, han pasado ya cuatro años: “Yo no sabía qué era el tenis de mesa, pero me ‘engomé’, empecé a practicarlo y aquí voy… ¡Quiero seguir ganando!”, afirmó.

Ximena no solo ha ganado oros. En los juegos intercolegiados ganó cuatro medallas de plata y en los departamentales una de bronce. Ama vivir en Ríonegro, al Oriente de Antioquia, y dice que no cambia sus raíces por nada ni nadie: “Mis padres y hermanos son lo mejor, vivo con ellos y son los que más apoyo me dan para practicar este bello deporte”, señaló.

Pero su sueño no termina en la mesa. Pese a querer ser una tenismesista profesional, también anhela ser médica, realizar labor social, salvar vidas… “Yo nunca me rindo, siempre lucho hasta el final… ¡Finura!”, se despidió.