La disciplina rinde sus frutos

Historia4_Porrismo_web

Por Carolina Cortés

Un grupo de 17 niñas y su entrenadora, Laura Restrepo, conforman el equipo de Alvernia Fly Cheer. Tienen unos cuantos trofeos y medallas en su camino recorrido y esperan poder sumar unas cuantas más.

Es un grupo estricto, no solo en su disciplina y en las técnicas que hacen parte de sus entrenamientos sino en sus exigencias académicas. Para pertenecer a este selecto grupo deben tener un rendimiento escolar excelente y solo pueden permanecer allí si resaltan tanto en la peana como en sus notas académicas.

Sus padres son muy unidos, las acompañan, se emocionan y conmueven con cada presentación o competencia en la que participan, además guardan un profundo respeto por lo que los entrenadores y coordinadores exigen a las niñas, saben que en este tema ellos son los expertos y que servirá para que sus hijas sean más aplicadas.

Asisten a cada reunión a la que el equipo convoca y entienden que su compromiso es la base para que sus hijas, que están en etapas de formación, forjen a partir de esfuerzo todo lo positivo que una disciplina de alto rendimiento requiere, según Gustavo Palacio, uno de los padres que hacen parte de esa familia escolar.

Compartir enShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Noticias relacionadas

No encontramos artículos relacionados.