Paula cambió el violín por el balón de voleibol

Historia6_voleibol_web

Por: Viviana Betancur

Con una sonrisa un poco tímida y con sus manos sujetando su cabello, Paula Andrea Peñuela Suárez, quien participa por primera vez en el Ponyvoleibol del 6to. Festival de Festivales, cuenta cómo cambio las dulces melodías del violín por el balón y la malla de voleibol.

La primera disciplina que practicó fue el ballet, actividad donde estuvo un año, pero que posteriormente abandonó cuando se interesó en la música: “la música inspira a las personas y trasmite sentimientos” asegura Paula, quien sin ninguna duda decidió elegir el violín como su nuevo compañero de aventuras. “El violín me gustaba porque tenía cuerdas, se escuchaba muy bonito y se toca con el arco, eso me parecía muy divertido”.

Pero la música tampoco le quedó… esta experiencia solo duró 6 meses ya que Paula tenía claro que ahora su nueva pasión era el voleibol. Hace dos años empezó a practicar este deporte, donde lo que más le gusta son los movimientos, los clavados y la dinámica del juego.

Su padre Elver Jesús cuenta con orgullo que Paula compró su primer balón de voleibol y sus rodilleras con los ahorros que había acumulado en su alcancía. Paulina, su madre, menciona que es una niña muy disciplinada que se destaca en todo lo que hace. Ambos son sus compañeros de viaje en esta travesía del voleibol, siempre están con ella para apoyarla desde la tribuna, porque al parecer para ella el voleibol sí llegó para quedarse.

Nelson Aguirre el entrenador, la describe como una niña rápida, hábil y con un buen desempeño técnico. Esta jugadora de 9 años de edad hace parte del equipo de Gazú de Bogotá, juega en la posición de Opuesto y hasta ahora ha participado en 6 torneos en ciudades como Tocancipá, Sopo, Fómeque entre otras.

Noticias relacionadas