Pese a las adversidades, México pudo llegar a la Marte

Fotografía: Manuel ‘El Chino’ Quintero

Por: Jorge Andrés Zuluaga

 

Por segunda vez en la historia llegó al Babyfútbol un equipo proveniente de las tierras aztecas. Aunque la incertidumbre de la pandemia y el tema de los pasaportes estuvieron a punto de impedir que llegaran, al final pudieron venir con 11 jugadores y se reforzaron con cuatro niños colombianos que el Club Estudiantil les facilitó.

A Axel Eduardo García, el número 10 del equipo, le entregaron el pasaporte justo un día antes de viajar a Colombia. Sin embargo, seis de sus compañeros no contaron con la misma suerte y no pudieron venir a disfrutar de la fiesta del Babyfútbol. A pesar de todo, los que llegaron vinieron a demostrar que en México el talento brota a flor de piel.

Los jugadores hacen parte del club Linces de la ciudad de Zamora, Michoacán. El venir acá a competir y compartir con tantos talentos colombianos es una oportunidad para que ellos empiecen a adquirir ese roce internacional que es tan escaso para los niños a esa edad.

Édison Ríos, asistente técnico del equipo, es colombiano y fue quien les ayudó a obtener los cuatro refuerzos del Club Estudiantil, uno de los elencos más sólidos en el fútbol formativo del país. Estos cuatro jugadores llegaron para darle un plus a sus compañeros y complementarse de la mejor forma.

Con esa mixtura de talento manito y cafetero el equipo es un gran atractivo para los que disfrutan del Babyfútbol. Aunque tienen costumbres y culturas diferentes, como dice Néstor Arredondo, director técnico del equipo, “a nivel mundial el fútbol es un idioma y se juega de la misma manera en todos lados”.

 

 

Compartir enShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Noticias relacionadas