Rodando descubrió su más grande pasión

Historia1_patinaje_web

Por Daniela Areiza Areiza

Hace dos años, Pablo veía desde el balcón de su casa cómo sus vecinos se divertían y pasaban el tiempo rodando en la pista de patinaje en el barrio Girardot, sector Castilla. Cuando llegaba del colegio y hacía sus tareas, no tenía nada más qué hacer, así que un día tomó la decisión, buscó sus patines y se fue a rodar.

Comenzar no fue tan fácil como lo pensó. Cuando inició en sus patines de cuatro ruedas y poco profesionales, no le iba bien en las competencias, inclusive su entrenador, Juan David Asprilla, dice que “no sabía nada de patinaje”.

Pero las ganas que demostraba Pablo, motivaron a Juan David para potenciarlo como patinador, tanto así que se volvió en su aliado para poder conseguir los implementos necesarios, hasta convertirlo en lo que es hoy: uno de los deportistas más destacados de su equipo: Municipio de Bello – Fedelian.

Con orgullo, este carismático niño, cuenta que en su casa ya tiene 12 medallas, 7 de ellas de oro. Y además de querer ganar con su equipo el 3° Festival de Ponypatinaje y el primero para él, dice que quiere entrenar para representar en un futuro a su país, siguiendo los pasos de su máximo referente en el patinaje, el cartagenero Pedro Causil.

Compartir enShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Noticias relacionadas