¡El amor a segunda vista sí existe!

Fotografía: Jairo Piedrahita Lopera

Por: Lorena Parra Salazar

 

Hoy Valentina García Blandón tiene 8 años, pero se inició en el deporte a los 15 meses de nacida. Su amor a primera vista fue la gimnasia artística, la cual practicó durante 6 años y de la cual tiene los más lindos recuerdos. Con su experiencia no solo adquirió flexibilidad, agilidad, fuerza y equilibrio, sino también triunfos que la proyectaban como una de las promesas en la gimnasia artística.

La delicadeza y fuerza que brinda este deporte se evidencian en la mirada de Valentina, quien es callada y algo tímida, pero que al momento de hablar del deporte se desborda y le salen las palabras sin parar.

Y aunque la gimnasia le daba alegrías a Valentina y a su familia, ella sentía que necesitaba dar un giro de 180 grados. Este sería un nuevo reto para ella y para sus familiares, el cual estaban dispuestos a asumir porque la felicidad de Valentina es la de ellos.

Como en la vida hay amores a primera y segunda vista, llegó el ciclismo a su existencia, su otra motivación, el cual espera que sea para toda la vida. Esta pasión repentina surgió por un encuentro inesperado con Mariana Pajón, quien después una charla corta pero sustanciosa le dijo “SERÁS MEJOR QUE YO”. Sin saber cómo montar en bicicleta no desistió de su sueño y en un fin de semana con ayuda de sus familiares se subió a una y dio los pedalazos que cambiaron su vida.

Las palabras que la campeona olímpica le compartió retumbaron en su cabeza y hasta el día de hoy siguen siendo un impulso y motivación para no desistir del deporte que se ha robado su corazón.