Una aventura desde el Río Atrato

Fotografía: Donaldo Zuluaga

Por: Jose Daniel Acevedo Yepes y Sara Isabel Chacón Arroyave

 

Directamente desde las laderas del Río Atrato, más precisamente desde Quibdó, tres deportistas y dos profesores vinieron a hacer parte del Festival de Festivales. Leo Tabares Cárdenas y María Liliana Ortiz son los entrenadores, Juan Sebastián Tabares, Tomás López y María Paula Gamboa son los deportistas que representan al departamento del Chocó.

Leo fue nadador de la Liga Antioqueña de Natación, es abogado y nació en Bello. Su sueño fue algún día participar en el Babynatación como deportista, hecho que nunca pudo lograr. No se siente frustrado, pues la vida le ha dado otros triunfos y alegrías. Una de ellas fue el nacimiento de su hijo, Sebastián Tabares, quien en esta edición del Festival cumplió el sueño de su padre.

Luego de aquella alegría, la vida del profesor cambió y lo llevó a tomar decisiones difíciles. Al tener familia viviendo en Quibdó él en modo de aventura emprendió hacia estas tierras en busca de oportunidades laborales. Allí continuó con su pasión, nadar. Los niños al observar que lo hacía tan bien, le pedían que les enseñara.

Así surgió el club Acuaquibdó donde Leo, su esposa, su hijo y 12 niños más hacen parte de este proyecto que nació como una apuesta arriesgada. Allá, en la capital del Chocó entrenan en una piscina con medidas 10×10, nada comparado con la piscina olímpica del complejo acuático César Zapata. Aunque los 3 deportistas no lograron estar en el podio, dejaron a sus profesores con una sonrisa en su rostro y a sus padres en las tribunas con la satisfacción de verlos en el Festival de Festivales.

50 años dedicados al deporte

Fotografía: Luis Benavides Puché

Por: Jose Daniel Acevedo Yepes y Sara Isabel Chacón Arroyave

 

¡En sus marcas!… esas fueron todas las palabras que le pude escuchar a Humberto Salazar antes de entrevistarlo. Él es el juez de partida del Babynatación, su trabajo es fundamental en la competencia. Además de estar pendiente de la salida de cada corredor, corrige y educa a sus pequeños nadadores.

Hablar con él fue toda una sorpresa, tiene anécdotas por montones: conoce 35 países, lleva 50 años como juez en la Liga Antioqueña de Natación, ha pasado por todos los cargos del juzgamiento en esta disciplina y llegó a esta labor por casualidades de la vida.

Desde joven disfruta del agua en piscinas, ríos y mares. Hace 50 años era bañista en las antiguas piscinas de la Unidad Deportiva Atanasio Girardot cuando por el micrófono anunciaron un curso gratis para ser juez de la liga. A partir de ese momento descubrió su pasatiempo, en lo que ha invertido todos sus fines de semana.

Actualmente Humberto, con sus 77 años, se dedica a viajar y a jugar baloncesto en las canchas de la unidad deportiva de Belén. Su buena vibra hace que todos sus compañeros de la liga le tengan aprecio y reconocimiento por su labor. Si alguna vez vas a la liga y quieres conocer al juez Humberto, te recomiendo que preguntes por Corozo, así le dicen todos.