Las manos salvadoras de Samuel


Por: Alexander Herrera Gil

Algunos llegan a afirmar que para ser un excelente deportista se necesita alejarse del estudio, pero para Samuel Vásquez Vélez, portero del Barrio El Salado Parte Alta de Envigado, esa aseveración no es cierta.

El chico es estudiante de séptimo grado en el colegio Vermont School, y obtuvo la calificación en su segundo período académico del año como el mejor estudiante del grupo. Asimismo, en el encuentro inicial del grupo C del Babyfútbol Colanta, fue la figura del partido en el que su equipo venció 2 goles a 1 al Municipio de Montería.

Samuel atajó de todo: por arriba, por abajo, a un lado, al otro. Hizo de su arco una puerta con candado. Y más, en la última jugada del partido, sacó una pelota como lo hacen los mejores porteros del mundo: abajo, a la raíz y a contrapié. “Yo ya estaba jugado para el palo derecho, cuando mi defensor puso el pie, el balón se desvió para el otro lado, con mucho esfuerzo me devolví y pude sacarlo” expresa con mucha seguridad y timidez este niño de 12 años, quien comenzó en el fútbol como central.

Acompañado de sus padres Rodrigo y Adriana, y su hermanita Susana quien practica el porrismo, Samuel menciona que le gusta leer libros sobre biografías de jugadores, ver videos motivacionales y de porteros como el español David de Gea y el guardavallas del Once Caldas José Fernando Cuadrado.

Sueña con ser portero en Inglaterra y mientras se va cumpliendo ese sueño, la familia Vásquez Vélez “confía en Dios y lo pone todo en sus manos”, de la misma manera que el barrio El Salado Parte Alta de Envigado deja su arco en las manos y en la seguridad que les brinda Samuel.