Un viaje en chiva hacia la consagración

Fotografía: José Daniel Acevedo

Por: José Daniel Acevedo

 

Domingo 16 de enero, 8 de la mañana en el municipio de Santo Domingo, nordeste del departamento de Antioquia. El pueblo, como de costumbre, ya despertó. El campanario anuncia la misa de 8 tradicional, pero en el parque, algo llama la atención: el equipo de fútbol sala del pueblo se prepara para salir, rumbo a Medellín a su tercer partido en el Festival de Festivales.

Santo Domingo, o como le dicen por ahí, la capital del “Biscochito”, está ubicado a 70 kilómetros de Medellín, un viaje que se estima en 1 hora y 35 minutos, si todo sale bien.

Mientras las campanas anuncian el inicio de la misa por última vez, los jugadores, entrenadores y padres de familia, abordan el medio de transporte que los llevará a su lugar de destino. La chiva se estaciona en el parque de la localidad, tres horas antes del partido programado.

«Para nosotros, viajar en chiva es lo normal, es nuestro medio de transporte en el pueblo. Antes es raro el que viaja en bus», mencionó Manuela Botero, asistente técnica del equipo.

«El viaje es un paseo para nosotros, en la chiva vamos escuchando reggaeton, recochando, contando chistes y la pasamos bueno», así se expresó Camilo Areiza, jugador número 7 del equipo de Santo Domingo.

Aunque para algunos nos resulte curioso, ellos incluso prefieren viajar en chiva para disfrutar el viaje, recibir el viento en la cara y pasar un rato agradable. Así, el equipo de Santo Domingo vive el día a día en el Festival de Festivales y esperan ganar en su tercera fecha para buscar clasificar como uno de los mejores terceros.

 

Compartir enShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Noticias relacionadas