Una tradición poderosa

Historia17_fútbol_mas_web

Por Daniela Areiza Areiza

Minutos antes de salir a jugar un partido decisivo, Andrés Felipe Moncada, del Deportivo Independiente Medellín, calentaba en el campo de la Cancha Marte 1 mientras miraba de reojo la tribuna. Al levantar la mirada, se veía entre el público una mujer animándolo, cantando y llenándolo de bendiciones.

Se trataba de Oliva Sánchez, abuela de Andrés y responsable de que todos en su familia sean seguidores del Medellín. Con orgullo Oliva cuenta que se vino desde Bogotá únicamente a ver a su nieto defendiendo los colores del equipo que la enamoró hace varios años atrás.

Andrés empezó a entrenar en la Escuela de Fútbol del Medellín desde los cuatro años, y desde muy pequeño le inculcaron el amor por el ‘Equipo del Pueblo’, especialmente su abuela y su papá. Y a Oliva, a pesar de que vive en Bogotá, es común verla en el estadio animando al ‘Medallo’.

“Mi nieto va a oriental con el papá, yo cuando voy, voy a norte, es que allá sí puedo saltar y cantar bien, que es lo que más me gusta cuando voy al estadio”, dice. Para Andrés es un motivo de inmensa alegría el hecho de tener no solo a su abuela sino al resto de su familia acompañándolo en este importante suceso de su corta vida.

Entre sonrisas ambos recuerdan que con el Medellín han sufrido, pero sin duda, es una gran satisfacción que Andrés, su ‘niño’, vista la camiseta del ‘Poderoso’. A ellos se les cumplió el dicho, porque “este año sí” pudieron estar presentes en el 32° Festival Ponyfútbol.

Noticias relacionadas