Benigno y sus diversas ocupaciones


Autor: Tatiana Gómez
Fotógrafo: Julián Alberto Ochoa

Su sonrisa, su humildad y los gritos de apoyo a sus alumnos son características que se observan desde lejos. Benigno Valdés, pionero en el entrenamiento de patinaje en Granada, Remedios y El Peñol, donde actualmente ejerce como profesor del Club Fénix,  es un hombre que se ha dedicado a realizar todo lo que es de su interés.

Fue selección Antioquia de Taekwondo, instructor de aeróbicos y natación, entrenador de deportes en alto rendimiento, vendió confites, cuando sale a vacaciones se dedica hacer pizza, asar carnes y comercializarlas en diferentes municipios del departamento, es Licenciado en educación física de la Universidad de Antioquia… “Lo único que me falta es volar en globo, de verdad que amo todo lo que hago, uno tiene que saber de todo un poquito”, expone.

Tiene 46 años, 15 de ellos dedicado a su pasión: el patinaje: “Yo amo este cuento, mis niños los veo como si fueran mis hijos”, expresa Benigno. En sus entrenamientos siempre hay risas, sus chistes y su forma de tratar a sus alumnos es quizás lo que ellos más disfrutan. “Me hace llorar de la risa, pero a la hora de entrenar es muy estricto”, dice Isabella Valencia, una de sus alumnas.

Los niños lo llaman de cariño “Ben 10”, además, confían en él para contarle sus dificultades, razón por la que  también le dicen psicólogo. “De las mejores cosas que le puede pasar a un niño que se dedique algún deporte es participar en el festival, es muy bonito”, argumenta Benigno.

Noticias relacionadas