Entre los patines y la natación

Con una apretada agenda, Mateo Pulgarín destina tiempo para practicar dos disciplinas deportivas de alto rendimiento, estar en clases de pintura, asistir a su colegio,  tocar el piano y leer. Debido a que es un niño que hace amigos con facilidad, es invitado a fiestas de cumpleaños con regularidad; además, intenta dedicar tiempo a su familia y disfrutar de los domingos, su único día libre de la semana, junto a su madre Marta Zapata.

Su vida se mueve entre el patinaje y la natación, dedica tiempo por igual a cada jornada de entrenamiento y dice disfrutarlo y  no lo tomarlo como una carga sino como una oportunidad de diversión y de aprendizaje.

En natación comenzó a sus 2 años, cuando sus padres lo inscribieron en clases, con la intención que tuviera habilidades en el nado y de que comenzara desde pequeño a tener disciplina deportiva. A los 5 años de edad, decidieron que Mateo practicaría, por recomendación de un deportólogo, natación y patinaje al mismo tiempo y  que al cumplir sus 12 años, tendría las habilidades y la capacidad mental para inclinarse por una de las dos prácticas.

Hoy, a sus 10 años, Mateo opta por no tomar esa decisión, siente la misma pasión por las dos disciplinas y prefiere no entrar en ese dilema. Por el contrario, suma actividades a su día a día. Asiste a clases de pintura los sábados y en sus ratos libes practica piano con su padre Luis Fernando.

La tenacidad de este joven logra que su participación con el Club Cifar en el  V Festival de Babynatación Inder Medellín, resalte en las diferentes competencias. Sobresale la disciplina, resistencia física y concentración que ha ido forjando a través de las prácticas que tiene integradas en su vida.

Noticias relacionadas

No encontramos artículos relacionados.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *