Estos pollos no tienen presa mala

Historia14_baloncesto_web

Por Jairo Piedrahita Lopera

Con una gran sonrisa en la cara, hasta pareciendo desafiante pero con tinte de jocosidad, Frankin Mosquera dice “los equipos no van a comer pollo este año… nosotros somos los que nos los vamos a comer a ellos”. Estas palabras del técnico del conjunto Pollitos de Chocó están resultado ciertas. El equipo ha deslumbrado por su juego, su buena talla, la manera cómo afrontan cada balón.

El color de su uniforme, amarillo pollito, es quien le da nombre a este club con 25 años de existencia y trabajo en la región chocoana, cantera de excelentes basquetbolistas. “Ahora con Cimarrones, el equipo profesional, se le da salida a todo ese talento que tenemos en la región”, comenta Frankin, quien aparte de ser el técnico de Masculino se convierte en un guía para sus dirigidos. “Ellos tienen que aprender a ser mejores personas cada día, a saludar y despedirse de los jueces, a respetar al contrario, a ser responsables con su entrenamiento y con su vida personal”, asegura.

De pollitos…. Nada. Con varios jugadores que superan los 1.70 metros de estatura, imponen su talla bajo los tableros. Los más pequeños, por su parte, suplen esta carencia con habilidad y destreza. Por esta razón, se han ganado el cariño de visitantes al Iván de Bedout. La colonia chocoana en Medellín los acompaña y vibra con sus éxitos.

Es la cuarta vez que Pollitos participa en el Ponybaloncesto, siempre con actuaciones destacadas pero no han alcanzado a la final. Esperan que este año sea la vencida y de verdad que pueden conseguirlo, porque estos Pollitos son unos ‘gallos’ a la hora de jugar.

Compartir enShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Noticias relacionadas