Primera tripleta en Pony de Hary

b6h
Entre los tres goles que anotó en el mismo partido, Hary García no podría elegir el que más le gustó, pero si puede con seguridad decir que los dedica a sus padres y al entrenador Diego Bedoya por darle la oportunidad de jugar fútbol.
Cuando entró a la Escuela de fútbol del Atlético Nacional, Hary hacía los miércoles y viernes un recorrido de cuatro horas entre Jerusalén (Sonsón) y Medellín para asistir a los entrenamientos, pero al mes de ser convocada para el proceso de Ponyfútbol se mudó a Medellín a la casa de una familiar.

De Jerusalén extraña a su familia y amigos, y aunque quisiera volver a jugar con las veteranas en la vereda sabe que no puede hacerlo, por ahora, porque se expone a una lesión y a perder todo el sacrificio que ha hecho para estar en el equipo femenino de Atlético Nacional.

Noticias relacionadas

No encontramos artículos relacionados.