Andrés Mejía le puso ruedas a sus sueños


Andrés Mejía es oriundo de San Pedro de los Milagros y como si se hubiese tratado de un asunto celestial, un día cualquiera, al escondido de su mamá,  cambió el balón de fútbol por unos patines de cuatro ruedas.

Luz Angélica Berrío cuenta que su hijo desde hace dos años atrás salía muy juicioso a entrenar fútbol, pero para rareza de ella, siempre llegaba con su uniforme limpio y como “sin tocar”. 

Un día, recibió una llamada del entrenador para solicitar el permiso de viajar a Santa Rosa de Osos a participar en un torneo local donde él se había ganado la clasificación, pero para patinar.

Después de esto, cuenta que cuando lo vio patinar por vez primera no supo sino llorar y hoy en día, no tiene palabras para explicar lo que esto significa. 

Sin embargo, Andrés, que es “muy relajado” en palabras de Gustavo Restrepo, el entrenador del equipo Suárez con el que está compitiendo su segundo Festival de Ponypatinaje, dice que este deporte le da “Felicidad  porque me lleva a muchas partes y que de las victorias y las derrotas aprendo las lecciones que la vida me quiere enseñar”,  además “aprendí a ser disciplinado para un día no muy lejos, llegar a ser capeón mundial”.

Noticias relacionadas

No encontramos artículos relacionados.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *