El aporte Angola para el baloncesto colombiano

Fotografía: Luis Benavides

Por: Mateo Arroyave Díaz

 

La Fundación Angola – Casanare, creada en septiembre del año pasado por Braian Angola, seleccionado tricolor de categoría Mayores, tiene un equipo que está presente en la XVI edición del torneo de baloncesto en el Festival de Festivales.

La contribución al deporte que realiza la familia Angola, comandada por Braian en los escenarios deportivos más importantes del mundo, va más allá de lo ocurrido en los terrenos de juego. Con la madre del escolta del AEK Atenas B.C., Ofelia Rodas, al mando de la Fundación Angola, los provenientes del municipio de Villanueva viajaron en busca de, más allá de ganar el campeonato, regalarles una experiencia inolvidable a sus becados.

A Ofelia la invaden los nervios a la hora de dar entrevistas. Aun así, ella los deja de lado para de manera más que orgullosa, dar a conocer la bonita labor social que comenzó su hijo con el propósito de brindarle a las jóvenes promesas las oportunidades con las que él no contó en su momento:

“Es un orgullo más que Braian vea en Villanueva la posibilidad de que se formen niños que puedan tener esa visión como él, de poder algún día decir que también quieren tomar esto como su futuro y vean en el baloncesto un camino de vida, y como un ejemplo a mi hijo”, afirmó Ofelia acompañada de sus hijas Michell y Karol desde las gradas del Iván de Bedout, mientras que, John Angola, el otro hombre de la familia, se encargaba de dirigir al equipo en el tablado.

Mientras sigue formando parte de la élite del baloncesto en Europa y va camino a algún día llegar a la NBA, Braian no olvida que al igual que él, hay muchos jóvenes que quieren dejar huella en la liga norteamericana, y por eso, en alianza con Geopark, la Fundación Angola en un principio acogió a 100 niños que todo el tiempo están en la mira del jugador de 27 años.

“Se mantiene preguntando a qué horas juegan los equipos, cuántos partidos tienen, incluso me dijo como chiste, que sí necesitaban un refuerzo, él viajaría inmediatamente para acá”, fueron las palabras finales de Ofelia, una mujer que denota felicidad cada vez que habla de su hijo que ahora, debido a su talento en la cancha y obras sociales fuera de ella, quedó marcado para siempre en la historia del deporte colombiano.

Compartir enShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Noticias relacionadas