El baloncesto llegó para quedarse

Historia21_baloncesto_web

Por Daniela Areiza Areiza

Desde su puesto en la mesa de medios del Coliseo de Baloncesto Iván de Bedout, Estefanía Zapata sigue partido a partido las incidencias del 12° Festival de Ponybaloncesto, para mantener al tanto de resultados de los juegos e historias de vida a los medios y padres de familia, quienes son los principales interesados en conocerlos. Pero la historia no empieza aquí.

Hace 12 años, Estefanía también estaba presente en el Ponybaloncesto. En ese entonces, desde la cancha representaba al equipo del Salazar y Herrera, colegio en el que estudió y se graduó de bachiller. Estuvo en las tres primeras versiones de este torneo y dice que muchas cosas en su vida y pensamiento han cambiado hasta ahora.

El deporte de la pelota naranja llegó a su vida para quedarse. Cuando tenía ocho años, su hermano Sebastián Zapata la invitaba a sus entrenamientos en el colegio. Ella lo acompañaba constantemente, iba a verlo y a apoyarlo. A veces cogía el balón y empezaba a jugar sola, el entrenador vio en ella capacidades y le dijo que la esperaba al otro día para jugar.

“Yo sabía que tenía talento y dejaba todo por el baloncesto”, cuenta Estefanía quien además dice que dejó de hacer algunas de sus obligaciones, a tal punto que su mamá debió castigarla privándola de su gran pasión, jugar baloncesto. Para ella fue algo difícil pero luego en su casa entendieron lo mucho que le gustaba, así que se lo volvieron a permitir.

En su presente, el baloncesto, además de significar una oportunidad laboral en el ámbito de las comunicaciones, le dio una gran oportunidad en su vida personal: reencontrarse con su padre después de 16 años.

“En mi niñez mi papá no vivió conmigo. Por su trabajo vive en Estados Unidos, así que soñaba con verlo y fui a hacerlo hace tres años”, asegura. Allá, además de visitar a su papá, conoció uno de los escenarios más importantes del baloncesto estadounidense y estuvo presente en un partido de la mejor liga del mundo, la NBA.

Hoy, Estefanía ve el baloncesto como una oportunidad, y aunque no lo practica como antes, sigue ligada con él desde la parte de comunicaciones. Es la practicante de Academia de la Montaña, equipo profesional de Antioquia y en este 12° Festival de Ponybaloncesto cubre toda la información para la sala de prensa de La Corporación Deportiva los Paisitas.

Noticias relacionadas