Jerónimo y su sueño que conlleva la responsabilidad

Fotografía: Wilson Valencia

Por: Valentina Flórez Correa

 

Levantarse a las 5:30 de la madrugada, ir al colegio, ir a entrenar, y después, ayudarle a sus padres con todas las labores que vivir en el campo acarrean. Ese es un día normal para Jerónimo Atehortúa, un joven cuya disciplina lo ha llevado a que, a su corta edad, sea el extremo en el equipo del municipio de Santo Domingo en el Baby Fútbol Sala y sea su primera vez en el Festival de Festivales.

Jerónimo, habitante de la vereda El Pambo, camina todos los días desde allí hasta las canchas a jugar a la pelota. Además, a pesar de su corta edad, 12 años, ya vacuna y alimenta el ganado por sí solo, además de ayudarle a su mama, Claudia Restrepo, con las labores de casa mientras su padre realiza los demás oficios. Para este pequeño, el futbol es su fuente de inspiración y emoción desde hace 5 años que lo practica.

Según Jhon Fredy Botero técnico del Club, Atehortúa es un chico rápido, táctico, con buena definición e inteligente, y permanece convencido de que su talento es innato y de que su constancia, perseverancia y ganas pueden llevarlo niveles más altos.

“Si no tengo la forma, me la rebusco como sea para traerlo a los partidos y competencias, mi hijo contara con mi apoyo siempre. Eso es seguro”, dice su mamá, mientras relata la admiración por el compromiso de su pequeño. Lo que sigue para él, es seguir debutando y dando lo mejor de sí mismo para poder seguir escalando y paso a paso escalar hasta llegar a la cima, que para Jerónimo, es ser recordado dentro del futbol sala.

Compartir enShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Noticias relacionadas