De regreso a casa


Por: Manuela Gallego Berrío
Fotografía por: Andrés Henao

En el Festival de Festivales las emociones se viven a flor de piel. No es para menos, se juega por amor y pasión a un deporte. Entre lágrimas sale Yeison Alexander Ocampo Nieto, después de dejarlo todo en la mesa y ganar un puesto en la semifinal, sub 11, en la modalidad individual del Baby Tenis de Mesa.

Antes de salir de casa, en el municipio de Sonsón, en la parte sur del Oriente antioqueño antioqueño, su padre Jovany Ocampo le pide que le lleve medallas y Yeison le hace la promesa de que así será. Por esta razón corren por sus mejillas esas lágrimas de emoción, porque siente cerca cumplirle la promesa a su progenitor. Aunque ya ha ganado varias veces en departamentales y escolares desea llevarse un título del Festival de Festivales.

Hace 2 años Yeison, tomó la determinación de dejar esta actividad por practicar futbol, pero él dice que fue una “mala decisión” porque se dio cuenta que su verdadera pasión estaba en jugar tenis de mesa. Por lo tanto regresó en el 2017 con mucha más fuerza y amor para lograr cumplir los retos que le impongan su raqueta y la pelota de ping pong.

Su afinidad con este deporte va más allá de practicarlo, quiere enseñarlo a las nuevas generaciones.

Compartir enShare on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Noticias relacionadas