Aprendiendo a ser parte de un todo


Por: Jessica Cano Rojas
Fotografía por: Andrés Henao

Pompones rojos llenan el escenario, sonrisas en los rostros de las bailarinas, mirellas en los ojos, labios pintados, y la música sonando… que comience la presentación para Amitié. “Se siente mucha adrenalina en el momento de salir, ya no estamos ensayando en el salón, es el momento de la presentación”, dice Sofía Escobar Fajardo, una niña de trece años que deja todo en el escenario.

“Como uno no está acostumbrado a bailar con cosas en la mano, al principio es muy difícil acostumbrarse a los pompones, pero con el tiempo uno va cogiendo agilidad”, afirma esta bailarina que lleva cuatro años practicando con el equipo.

Porrismo, en sus diferentes divisiones, es un deporte que requiere dedicación, disciplina y constancia. En Pomps por ejemplo, hay que trabajar arduamente en la flexibilidad porque combina elementos del ballet y jazz dance. Según Sofia, lo que lo hace diferente de las otras divisiones es que, en vez de acrobacias, la fuerza está en el baile.

El trabajo en equipo ha sido fundamental para Sofía. Antes de practicar porrismo hacía patinaje artístico, un deporte individual: “Yo estaba acostumbrada a competir sola, acoplarme al equipo fue muy difícil, pero aprendí a trabajar con ellas”. Y es así, dejó de salir a brillar sola para disfrutar en el escenario con sus compañeras con las que ensaya dos veces a la semana, dos horas en cada encuentro.

“Este deporte es algo de mucha perseverancia, hay que tener confianza en todas ellas” dice esta pequeña, quien junto con su grupo viajará en el mes de marzo a competir a Orlado, Estados Unidos, y ella sabe que la unión es clave fundamental para seguir logrando triunfos con su equipo, donde aprendió a valorar cada instante y del que siente parte.

D.E.M Team Crew: orgullo del barrio Florencia


Por: Juliana Sosa Góngora
Fotografía por: Andrés Henao

Las trenzas complementaron a la perfección el atuendo de las 39 integrantes de D.E.M Team Crew en el Festival Baby Porrismo Inder Medellín: fueron 10 en la categoría Mini, 17 en Youth y 12 en Junior las que se gozaron la participación en el evento que se desarrolló en el Coliseo de Combate Guillermo Gaviria.

“Trato de salirme de los esquemas normales y meterle mucha música latina para que se proyecte lo que tenemos en el hip hop, que no todo sea música extranjera”, contó su director Carlos Andrés Londoño, que disfruta del trabajo con las niñas del barrio Florencia, ubicado en la comuna 6 de Medellín.

Karla Sammantha Londoño festejó sus 9 años el día anterior a la competencia con dulces y una torta. La celebración terminó con la presentación del equipo en el Festival. Marisela, su madre, fue la encargada de peinarla y maquillarla para que su apariencia estuviera acorde al ritmo que encendió a los espectadores.

“Cuando nos llamaron nos pusimos muy nerviosas, pero me gustó la forma en que bailé y lo que le aporté al grupo. Mi mamá me dice que bailo muy bonito y me felicita”, aseguró la buena amiga de Laura y Camila, quienes ensayan las rutinas a las 6:00 de la tarde en el coliseo del barrio.

“Amor de Verdade”


Por: Luisa Fernanda Alzate Sánchez
Fotografía por: Andrés Henao

“Me perdí en unos saltos porque estaba muy nerviosa”, fue la respuesta de Susana Rodríguez al término de la presentación con su equipo Heart All Star, del cual es su capitana y pieza más experimentada. “Sin embargo lo resolvimos en equipo, que es lo más importante”, agregó.

Y es que “Equipo y Familia” son palabras clave para entender el porrismo, según Susana, que con 11 años de edad y dos como porrista, ha hecho de este deporte su mejor escuela para compartir y aprender, entre otras cosas, lenguajes como el portugués que practica en los entrenamientos e incluye como música de sus rutinas.

Así, al ritmo de “amor de verdade”, que es una de sus canciones favoritas para bailar y cantar “entreno y me preparo para ser una porrista profesional y no dejar nunca que el porrismo y el canto dejen de ser mis grandes amores”.

Juan vibra al ritmo del hip hop


Por: Tatiana Gómez Quiceno
Fotografía por: Andrés Henao

Entre el colegio y el baile se la pasa Juan Ceballos Velas. Son cuatro días a la semana que entrena, tiempo en que su energía y motivación se activan para dar lo mejor de sí. El hip hop se ha convertido para este danzante en su pasión, razón por la que se ha trazado como meta llegar a escenarios internacionales en compañía del grupo que algún día orientará.

Comenzó a darle ritmo a su vida debido al sedentarismo que llevaba, veía pasar sus días en un sofá y en una cama acostado revisando las redes sociales, hasta llegar al punto de aumentar de peso. Aburrido y preocupado por su estado salió en busca de lo que algún día había imaginado en su cabeza: bailar. Así llegó a la academia Extreme Freedom Crew. “Gracias a Dios encontré lo que quería, ahora mis días son más activos”, asegura Juan.

Este joven quien con orgullo asegura que bailar “es su mejor estilo de vida”, lleva tres años entrenando con optimismo y gran dedicación, además manifiesta que con esta disciplina obtiene lo que considera como un logro: la libre expresión, es por eso que en cada pisada intencionada se expone tal y como es. “Aquí le enseñamos a las personas a demostrar lo que son, a decir lo que piensan sin miedo”, menciona el joven. Demuestra seguridad, entusiasmo, pero son sus ojos brillantes los que delatan el amor que siente al hablar de hip hop.

Juan tiene 15 años y a pesar de que es algo temprano para saber si estará en los escenarios en un futuro, su actitud y empeño han logrado que sobresalga como un buen bailarín, capaz de imaginar un mañana prometedor.

De la 13 de Medellín para el mundo


Por: Luisa Fernanda Alzate Sánchez
Fotografía por: Andrés Henao

A todo pulmón y en las afueras del Coliseo de Combate, se encontraba Felipe animando a sus porristas del equipo Candys Shers y diciéndoles: “ustedes niñas van a entrar y van a brillar, desde ya créanse que son las mejores”. Esto, como antesala a la presentación que estaban próximas a hacer en el marco del Festival Baby Porrismo.

El entrenador, atleta consagrado y retirado por motivo de una lesión, cuenta que el equipo es “un talento de la Comuna 13 de Medellín para el mundo”, porque al hablar del proceso que ha tenido junto a sus chicas exalta la fortaleza con la que han superado por “temas como los económicos y los sociales, los mismos que son motivo de tantas noticias que se leen de la comuna” y que han dejado como resultado algunas distinciones en competencias de orden departamental y nacional, dice.

Isabela Córdoba, de 12 años, es la capitana y con abundantes lágrimas en sus ojos decía en ese momento que no podía participar, porque “estaba aporreada y no tenía la rodillera que necesitaba para poder bailar”, pero con el ánimo del entrenador y el abrazo de sus compañeras, las mismas que dijo son su “familia y mi razón para liderar”, entró con su equipo al registro, luego al escenario y al ritmo de la música y las indicaciones lejanas del entrenador, las Candy Shers brillaron y se llevaron para su historial una medalla de participación.

Una experiencia para recordar


Por: Luisa Fernanda Alzate Sánchez
Fotografía por: Andrés Henao

Para la quinta edición del Festival Baby Porrismo llegó por primera vez una delegación invitada proveniente del municipio de Cajicá, departamento de Cundinamarca, con la responsabilidad bajo sus hombros de ser la única representante nacional en el certamen.

Con 18 niñas y un proceso de menos de un año de entrenamiento y competencia, el entrenador Germán Casallas de Angels All Star, asegura que es “primera vez que salimos a competir y nos codeamos con otras formas y visiones de vivir el porrismo, eso es algo grande y significativo, y por eso lo asumimos con responsabilidad y tenacidad”.

Por su parte, Karol Sarmiento, de 13 años y una de las integrantes del club, cuenta que eligió el porrismo como deporte porque a través de él “libero emociones, aprendo de baile, partner y acrobacias”; y Sara Solano de 12, dice que es “absolutamente emocionante porque enseña no solo a liberar, sino también a controlar las emociones”.

Este asunto lo refuerza el entrenador al agregar que “gracias al porrismo enseñamos a nuestras participantes a madurar en sus procesos académicos y familiares, y aquí en Medellín sumaremos una experiencia para siempre recordar”.

Worban sí es trabajo urbano


Por: Juliana Sosa Góngora
Fotografía por: Andrés Henao

El nombre del club cambió de Tropimix a Worban para reflejar su esencia: trabajo urbano, por las palabras “work” y “urban” en inglés. En el Festival de Baby Porrismo Inder Medellín lograron varios reconocimientos y se destacó el primer lugar en la categoría hip hop – junior mixto. Allí, entre 17 niñas, estuvo Bréiner Álvarez.

Hace un año se unió y recuerda que el recibimiento de las chicas tal vez no fue el mejor, aunque eso cambió rápidamente: “La relación al principio no era tan buena, pero después nos volvimos muy apegados. Me gusta cómo compartimos los pasos”, aseguró el habitante del corregimiento de San Cristóbal.

Los jueces les dieron el puntaje de 240,8 y ese número fue el premio al esfuerzo: “Tenemos este Festival dentro de los eventos prioritarios. El grupo sale a vacaciones en diciembre, pero los que van a participar siguen con la preparación todo diciembre y enero. Realmente son niños y familias entregadas al baile”, afirmó el director Carlos Andrés Gallego.

El acompañamiento de los padres es fundamental. Además de su apoyo y motivación, contribuyen para que los pequeños adquieran buenos hábitos y no caigan en malos pasos. Es una tarea que complementan los instructores, que desean formar bailarines y personas íntegras.

“Hacemos mucho trabajo en equipo, de solidaridad y realizamos salidas pedagógicas. Aparte de lo dancístico, también trabajamos lo social y lo humano”, afirmó Carlos Andrés, quien finalmente destacó el carisma y la humildad de Bréiner, cualidades por las que es muy querido en Worban.

Sofía brilla con luz propia


Por: Tatiana Gómez Quiceno
Fotografía por: Andrés Henao

Mientras al fondo se escucha música para la prueba del sonido, Sofía Pulgarín baila al ritmo de la canción que suena. Esta pequeña, con tan solo tres años de edad, es una de las participantes del Festival Baby Porrismo Inder Medellín.

Sofía no para de moverse, la música se ausenta y ella sigue haciendo acrobacias: estira sus manos, se arrodilla, salta y da giros, está a pocos minutos de participar, pero parece que sus ansias por bailar pueden más, con una sonrisa asegura que le gusta bailar, palabras que su mamá Luisa Fernanda Arango asevera: “Ella siempre le ha gustado bailar, es una niña muy activa”, dice.

Llega el momento de salir al escenario y la pequeña está más que lista, su sonrisa la acompaña desde que llegó y nunca la abandona mientras esta en competencia, su baile es impecable, sigue cada instrucción de su profesora. Al terminar la coreografía llegan los saltos y con ellos se acerca hasta donde su mamá para darle un fraternal abrazo.

Su llegada a la Academia All Stars Babys fue gracias a su mamá, quien decidió matricularla cuando la pequeña porrista tenía dos años de edad. Su motivación fue desde que Sofía empezaba a dar sus primeros pasos y cada vez que escuchaba la música danzaba. “Sofía es una niña muy activa, es una niña enamorada de lo que hace, siempre está sonriendo, Sofía brilla con luz propia”, expresa Angélica Ríos, profesora.

Mucha alegría y talento se vivió en el Baby Porrismo


La fiesta del Festival Baby Porrismo se disfrutó este domingo en el Coliseo de Combate Guillermo Gaviria Correa, con las presentaciones de 610 deportistas de 40 equipos y, como nota destacada, el público acompañó en buen número a los participantes que disfrutaron de la quinta edición del certamen. Se premiaron las exhibiciones de Barrios Unidos en Hip Hop – Tiny femenino y Mini mixto, como también Medellín All Stars en Babys mixto. Los ganadores de cada categoría fueron: Mini femenino, nivel 1: 1. Alvernia Fly Cheer B (85,2). 2. Alvernia Fly Cheer A (80,2). 3. Club Deportivo Little Stars (73,2). Mini femenino: Worban A (218). 2. D.E.M Team Crew (208,8). 3. Worban B (182,2). Junior: 1. Big Fire Envigado (248,5). 2. Amitie (242). Junior femenino, nivel 1: 1. Infinity Princess (86,15). 2. Alvernia Fly Cheer (84,8). 3. Club Deportivo Little Stars (84,55). Junior único, nivel 2: 1. Club Deportivo Little Stars (93,33). 2. Alvernia Fly Cheer (93). Desarrollo Deportivo Inder (92,20). Junior femenino: D.E.M Team Crew (245,9). 2. Barrios Unidos (244,4). 3. Worban (240). Junior mixto: 1. Worban (240,8). 2. Extreme Freedom Crew (219,7). Youth femenino: 1. D.E.M Team Crew (243,3). 2. Worban (240,4). 3. Barrios Unidos (211,6). Youth femenino, nivel 1: 1. Raptors (85,3). 2. Heart Crush All Stars (85,2). 3. Alvernia Fly Cheer (84,6). Poms youth: 1. Amitie (236,3). 2. Dancer Andrea (221).

Un gomoso del porrismo


Por: Juliana Sosa Góngora

“Le gusta aprender las acrobacias, dice que va a hacer todas las vueltas como los grandes y a mis amigos les pide que le enseñen. Este muchacho es demasiado popular, le encanta que lo miren, que lo aplaudan, que le tomen fotos y estar en escena”… Así describe Angélica Ríos a Dylan Cano.

A madre e hijo los une la pasión y la compartirán en el Festival de Babyporrismo, en el que ella será instructora y él participante con el Club Medellín All Stars. El pequeño llama la atención por donde pasa por su tamaño, el orgullo con el que porta el uniforme y el entusiasmo que nunca le falta.

“Siempre me acompañaba a los entrenamientos y hacía cositas, jugaba con mis compañeros y cuando yo presentaba mis equipos me preguntaba: ‘Mamá, ¿cuándo voy a salir con ellos y contigo?’, entonces creé el grupo de bebés. Dylan es un enamorado del porrismo, es el que guía a los demás, los motiva y hasta los regaña”, afirma Angélica.

El deporte que la cautivó y por el que dejó la gimnasia es en el que brilla su chiquito de 5 años, desde los 2. “Dylan es muy gomoso. Si yo estoy viendo un video, también se pone a mirar y a practicar. Como mamá siempre quiero que esté bien y a él le gusta la energía que le da todo el mundo. Eso me hace sentir muy feliz”, concluye.